Autor: Matias Suarez Holze

Pagina de facebook: https://www.facebook.com/SkullsSickLoverMatt

Contra las críticas imbéciles al comunismo

Sin ser comunista voy a proceder a defender al comunismo de los ataques strawman que suelen hacerle.
El comunismo no propone la eliminación de toda propiedad privada, ni propone la completa sumisión a una solidaridad insostenible, en la que uno tenga que compartir todo, ni es per se anticapitalista, ni condena a sus practicantes a vivir en el ostracismo del primitivismo donde no tengan que consumir “productos capitalistas”, ni predica el ludismo (la antitecnología), ni el anticonsumismo en sí.
1) El comunismo propone la abolición de la propiedad privada DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN. Bunge lo explica bien, dice que tu derecho a utilizar tu cepillo de dientes sin compartirlo sera incuestionable, pero tu derecho a poseer una fabrica de cepillos de dientes viviendo del trabajo de más de otros será cuestionado.
2) El comunismo siempre criticó la idea de la reducción de la lucha social a la solidaridad. Oscar Wilde lo explica muy bien en El alma del hombre bajo el socialismo, lo ideal no es dar las migajas que caen de la mesa ni darlo todo, sino construir un sistema en el que no haya nadie con quien ser solidario -porque todos estaríamos en igualdad de condiciones. La idea de vivir individualmente para sostener a otros siempre fue criticada por el comunismo, ya que es una forma de explotación y un modo de mantener a los pobres contentos sin una verdadera reforma -aclaro que la idea comunista de “la verdadera reforma” yo mismo la cuestiono.
3) El comunismo no es anticapitalista porque reconoce que el capitalismo es el mejor sistema existente comparado a los anteriores, aunque sin embargo merece y debe ser reformado (para los reformistas) o superado (para los marxistas) -para los marxistas ortodoxos, esto es una profecía. Marx sostenía esto a tal punto que ansiaba que todo el mundo se volviera capitalista, ya que creyó que este es un paso inexorable hacia una sociedad mejor, que luego sería inevitablemente superada por el comunismo -en esto falló, ya que la URSS y la China comunista se formaron en paises pre-capitalista/pre-industriales, y en el resto aún no vemos la llegada del comunismo tantas veces predicha y errada. Marx criticó al capitalismo tanto como admitió sus ventajas, lo mismo con la producción industrial -cosa que estuvo perfecto, ya que luego de las revoluciones industriales el promedio de vida se duplicó.
4) No hay nada que el comunismo admire y desee más que la tecnología. Marx y Engels siempre la enaltecieron. Oscar Wilde consideró, en la misma obra citada, a la tecnología como base para la libertad del hombre. La producción a gran escala mediante máquinas es una meta del comunismo, y la industrialización fue una meta lograda de la URSS. Lo que se confunde son las criticas de Marx a como era usada la tecnología en la producción, de forma deshumanizada por el capitalismo, donde se ponian en riesgo puestos de trabajo y se reducía el trabajo a un automatismo insoportable. Se cuestionó cierto uso en la industria, jamás la tecnología en sí. Eso de que “si eres tan comunista porque usas tecnología/computadora” solo denota lo ignorante y estúpido que es el acusador.
5) El comunismo siempre alentó el consumo, no así el consumo absurdo y derrochador. El consumo es la principal forma en la que una economía progresa en cualquier sistema. De hecho, el consumo a gran escala es la base de la teoría y práctica Keynesiana -intervencionista-, algo que los capitalistas libres detestan. Consumir nunca estuvo mal, de hecho el comunismo se basa también en el mercado y el consumo, lo que se cuestiona es el derroche y el consumo irracional.
PD: Si van a cuestionar el comunismo, háganlo como lo hicieron Karl Popper o Albert Camus, con bases y argumentos sólidos que demuestren que al menos saben algo del tema. O sino, cállense la boca. Simple

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

 

 La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del primero, este si puede interesarse en la argumentación, con el problema de que esta no suele ser entendible, carece de ideas claras y no suele utilizar definiciones convencionales o expresiones didácticas que faciliten la compresión, esto último no es lo que buscan. Carece de rigor argumentativo, difícilmente puede analizarse por su cripticismo, por lo tanto a la falta de firmeza se le suma que es imposible de comprobar o refutar debido a su vaguedad -lo que es verdaderamente tedioso. Su aparente profundidad es una fachada para ocultar la falta de auténticas ideas. El pensamiento oscuro se diferencia del pensamiento débil solo superficialmente, ya que en el fondo tiene características similares aunque se esmere en ocultarlo. Por lo general el pensamiento oscuro posee una notable ornamentación de citas, alusiones a autores, analogías rimbombantes, frases rocambolescas, redacciones rebuscadas, palabras altisonantes y pretenciosas y metáforas que maquillan la confusión para que aparente una profundidad y una intelectualidad que en verdad, es ficticia. Esta forma de pensar es característica de algunos romanticismos e idealismos, del posmodernismo filosófico, el psicoanálisis (y otras pseudociencias), el hegelianismo, algunas teologías, algunos existencialismos y también de ciertos misticismos esotéricos.
3) El pensamiento desordenado se caracteriza por la confusión pero no siempre por la oscuridad deliberada. Se diferencia del pensamiento débil en que si suele interesarse por la argumentación, la coherencia, la claridad y el rigor, pero difícilmente logra alguna de estas. Se diferencia a su vez del pensamiento oscuro en que no busca siempre el cripticismo, pero puede llegar a él por otros medios. Este suele caracterizarse por la incoherencia interna y externa fruto de la equivocación y la falta de claridad y orden de ideas. Estas ideas suelen ser contradictorias aunque de algún modo intentan acomodarlas. Busca datos y evidencias empíricas que suelen ser sesgadas, erradas o mal comprendidas. Suele utilizar mal el lenguaje, es principalmente vago/impreciso a pesar de no siempre querer serlo. Intenta argumentar aunque suele hacerlo falazmente; intenta ser entendible pero carece de rigor, es sesgado, es ingenuo hasta al punto de poder ser hasta fantasioso, suele llegar a conclusiones apresuradas y malos razonamientos. No siempre es adrede, a diferencia del resto, generalmente es más bien un intento fallido del pensamiento racional, aunque de todos modos muchos charlatanes recurren al pensamiento desordenado a veces a propósito para confundir, distraer y aparentar. Este pensamiento es muy común, también suelen utilizarlo los charlatanes en general, y aquí también incluyo –una vez más- a los autores posmodernos. Es de esperar que el pensamiento desordenado surja donde falta la buena educación y la inteligencia, por lo que suele ser muchísimo más común e inocente que el resto de los nombrados. Por lo general, a diferencia del resto, este es el más fácil de combatir, ya que una buena explicación y un debate respetuoso suele bastar para apalearlo, mientras que el pensamiento débil y oscuro no suelen ser muy amigos del debate ni del diálogo racional. El pensamiento desordenado, más que el resto, es el que suele derivar en el pensamiento mágico que tiene la mayoría (sobre éste no escribiré aquí, aunque es un tema que traté en otros textos). Esta forma de pensar es muy común en los chamanes de la pseudociencia y publicistas de la ignorancia, como Jodorowsky, Nassim Haramein y Deepak Chopra.
4) El pensamiento crítico se caracteriza por el racioempirismo. Este sostiene ideas que constantemente son expuestas a la crítica propia y ajena. No se aferra a ideas falsas o insostenibles, se interesa por la verdad –por lo tanto por la realidad-, es antidogmático, lo tanto falsable, claro, profundo, preciso, riguroso y está estructurado sobre una buena cantidad de ideas fértiles y datos demostrados certeros. El pensamiento crítico evita al máximo la vaguedad, aunque no por eso busque la falta de profundidad. Sostiene que la profundidad autentica es la que es clara, y por lo tanto inteligible, comunicable y falsable (esto quiere decir, que sea capaz de analizarse y someterse a prueba empírica y racionalmente, a diferencia del pensamiento críptico). No recurre a falacias lógicas, no se interesa por principios de autoridad, no tolera la contradicción ni la incoherencia. El pensamiento crítico es característico de la buena filosofía, de la lógica, de la ciencia, e implica el escepticismo racional (no hay pensador crítico que no sea escéptico racional, aunque puede haber un escéptico racional que no sea pensador crítico, por ejemplo, uno que rechace el misticismo, el idealismo, las pseudociencias y las supersticiones pero posea ideologías inmorales y dogmáticas).  El pensamiento crítico se nutre constantemente del conocimiento, cosa que no pasa con el resto de las formas de pensar nombradas que, sesgadamente, rechazan los conocimientos que no sustenten sus ideas fijas. Por lo tanto, el pensamiento crítico es el único que puede hacer progresar intelectualmente a un individuo. El progresismo y el pensamiento crítico van de la mano, mientras que el conservadurismo y el estancamiento son consecuencias de las otras formas de pensar nombradas, así como la ignorancia voluntaria y el dogmatismo.

Una vez repasadas estas descripciones, revisemos de cerca cada forma de pensamiento para lograr un grado parcial de mayor profundidad. Este análisis es muy parcial y aproximado, de ningún modo se pretende acabado y absoluto, de hecho considero que la precisión absoluta en estos temas es imposible debido a la complejidad del pensamiento de cada individuo –esto no quiere decir que no valgan la pena las descripciones y clasificaciones aproximadas. Me parece importante resaltar, que aunque el pensamiento débil, el oscuro y el desordenado se parezcan, en realidad son diferentes aunque puedan combinarse. Creo haber dejado en claro que el pensamiento crítico sí se diferencia del resto. Trataré estas ideas de forma más precisa en los apartados siguientes.

El pensamiento débil

El pensamiento débil tiene el atractivo de que es fácil, muy fácil. Un pensador débil no tiene ninguna dificultad intelectual, puede creer, descreer, rechazar, adoptar, negar o afirmar ideas a voluntad sin ningún tipo de filtro o reflexión esmerada. Es el completo caos intelectual. A este tipo de gente no le interesa sustentar sus creencias, por lo tanto no les interesan las críticas a estas creencias, y si cambian estas es porque simplemente se aburren, o prefieren elegir otra idea que les suene más atractiva sin preocuparse por si sea cierta. La verdad, para estos, no existe o no importa, lo que importan son las “interpretaciones” (la opinología). La realidad, según afirman algunos, es más bien solo una cuestión de construcción social; son relativistas.
Del modo en que se describe el pensamiento débil, suena para muchos absurdo que una persona lo adopte, pero sin embargo está muchísimo más extendido de lo que se pueda creer a simple vista, y me atrevería a especular que la mayoría de las personas que carecen de pensamiento ordenado y crítico recurren de forma muy reiterada a este. Es común escuchar diatribas en contra de la verdad y los que dicen conocerla. Así también es más común el dogmatismo de no interesarse por cuestionar las creencias propias o de sustentarlas.  El mundo del relativismo es muy sencillo y por eso es tan popular, no requiere esfuerzo; si el chamanismo es igual a la medicina, da igual estudiar un hechizo de un baile y tres palabras o tomar flores de Bach a estudiar con esmero el funcionamiento del sistema nervioso humano por varios años hasta comprenderlo.
Una consecuencia evidente del pensamiento débil es la anticientificidad. El pensamiento oscuro, a pesar de ser contrario a la ciencia, no suele confrontarla de modo tan directo como pasa con el pensamiento débil –generalmente el pensamiento oscuro suele parasitar el prestigio de la ciencia tergiversándola a su gusto. La ciencia, dicen, es una especie de maligna institución en busca del monopolio de la verdad. Estos suelen interesarse más por autores que se dan el gusto de afirmar y no demostrar, y suelen dejarse llevar por otras formas de “conocer” que no son amigas del rigor. Es por esto que el pensamiento débil es uno de los pilares del movimiento new-age (aunque muchos pensadores débiles rechacen tales creencias y se sumerjan en el escepticismo radical, sosteniendo que nada es cierto incluyendo las supersticiones). La creencia importa más que el conocimiento demostrable, y estas no tienen por qué sostenerse racionalmente; son abierta y explícitamente irracionalistas. De esto están orgullosos, ya que relacionan la razón al nazismo, la guerra, el calentamiento global, el capitalismo, el patriarcado o cualquier cosa que les produzca rechazo. Claro está, que nunca demostrarán el porqué de estas conexiones (excepto cuando rechazan la razón por ser difícil). De hecho, si intentaran demostrarlas, traicionarían al irracionalismo, ya que deberían intentar usar la razón. Por esto es que estas ideas que nos presentan las debemos aceptar sin más, así como como su tesis principal, el relativismo.
Al menos para mí, el hecho de aceptar a priori las tesis irracionalistas no me parece nada convincente. Los pensadores débiles, mientras sean fieles al pensamiento débil, no nos pueden dar buenas  razones para aceptar sus tesis. Y considero que hay muchísimas razones pare rechazarlas. Algunos argumentos contra el relativismo ya los mencioné en el texto “Pensadores críticos ¿defensores del pensamiento único y dueños de la verdad?” (en aquel podrán encontrar más críticas al pensamiento débil),  trataré de no repetirlos todos. Por nombrar uno, el pensamiento débil es inútil. No puede encontrársele ninguna sola ventaja real. Todo lo bueno que logró la civilización (como la erradicación de enfermedades terribles) fue debido a interesarse y esforzarse por conocer la realidad y pensar de modo ordenado, nunca fue por la pusilanimidad del pensamiento débil. Este siempre es egoísta y no puede aportar absolutamente nada a una sociedad. Ellos se jactarán que una de las ventajas es la tolerancia. Según afirman, la flexibilidad de su pensamiento es la única forma de tolerancia autentica. El problema es que, aun cuando el pensamiento débil sea tolerante con las ideas diferentes (aunque por alguna razón no suelen ser muy tolerantes con la ciencia y el racionalismo, a los que tachan de “positivismo” como estigmatizante), esto no es una ventaja. La tolerancia valiosa es la tolerancia inteligente, no la tolerancia a cualquier idea que pueda ponernos en peligro, como es el caso de las ideas fascistas o de la pseudomedicina (aunque los pensadores débiles duden del peligro de esta, los datos están ahí). Tampoco hay porqué ser tolerante con lo que está firmemente demostrado falso, sí con tolerancia se refiere a aceptar estas ideas como “igual de válidas” (cierto derecho a expresarlas no se discute). Lo que ellos consideran tolerancia no es más que la aceptación a cualquier tipo de idea sin importar lo estúpida y regresiva que sea. Esto no sólo es desprecio a la verdad y desinterés por la cultura, es también cinismo al ignorar el posible costo humano que trae la circulación incontrolada de la desinformación. Además, las ideas no tienen por qué respetarse, lo que se respetan son los seres que se lo merecen. El pensamiento crítico, por el contrario, sostiene que ninguna idea es sagrada y que todas tienen que ser cuestionadas y contrastadas. A través de la historia es fácil advertir que esto es lo único que trajo progreso a la humanidad, pero los pensadores débiles dudan del progreso, y por esto suelen hasta a inclinarse por posturas primitivistas (para ver una crítica al primitivismo, ver Contra las fantasías primitivitas).
Todas las ventajas de la civilización tienen un costo muy grande, para que podamos ir al médico necesitamos de gente que dedique varios años de su vida al estudio serio del cuerpo humano, para acceder a una computadora con internet necesitamos técnicos, expertos en física, etc. Todo este costo parece ser ignorado por muchísimos cómodos habitantes de la sociedad moderna que se caracterizan por el pensamiento débil. El costo del bienestar de la civilización es la búsqueda constante de la verdad rigurosa, si no sabemos que las leyes físicas son verdaderas, no podríamos gozar de aviones, si no sabemos que lo que enseñan los libros de fisiología es verdadero –y que lo que enseñan los libros de protomedicina de la Edad Media no lo es-, no tendríamos vidas salvadas por las cirugías -podríamos tener por ejemplo, gente muerta a millones por la creencia medieval de los humores-. Para los pensadores débiles, todo este costo y sus beneficios son prescindibles, lo que es una completa irresponsabilidad intelectual y social, y sobre todo porque estos se aprovechan de tales beneficios.  Y sumida en esta ignorancia brutal –y más brutal por ser voluntaria-, ostentan orgullosamente un tipo infantil de pensamiento que aunque parezca inofensivo, representa un peligro para la sociedad; sea por su completa incompatibilidad con cualquier tipo de responsabilidades sociales, o sea por hacer de su estupidez un activismo en explicita búsqueda de retroceso.
Otro problema, y el más importante y evidente, es que el pensamiento débil se construye puramente sobre el dogma. Por lo tanto, todo lo que pueda escribirse sobre él nunca convencerá a un pensador débil, ya que este rechazará cualquier crítica racional sólo por ser racional (por lo tanto “occidental”… y malévola), de modo que es en vano cualquier refutación que pueda hacérseles. Esto parece mostrar que la supuesta flexibilidad absoluta solo puede traer inflexibilidad; el que considere que dan igual los criterios de verdad y que la razón no importa, no solo cae en la paradoja de que creen que es verdad que la verdad no existe, sino que caen en un agujero negro que solo les trae estancamiento.  Y si hay una muestra perfecta del estancamiento y suicidio intelectual, este es el escepticismo radical, así como todo el resto de las posturas dogmáticas y nihilistas.
 El lector podrá aceptar lo dicho anteriormente y creer que esto solo está presente en excéntricos docentes de filosofía, pero el pensamiento débil es una característica más común de lo que se desearía, y se hace visible cotidianamente en toda actitud que implique el desprecio a la búsqueda rigurosa de la verdad y del firme sustento en lo que se cree o considera cierto, bueno o útil.  
  Los casos más cotidianos en los que se recurre al pensamiento débil son aquellos en que decidimos sostener una postura no basándonos en los argumentos y los hechos sino en cuestiones como el atractivo emocional de una idea o las consecuencias de utilidad puramente personal que puedan traernos, como ser el consuelo ante el abismo de la muerte. Por ejemplo, las personas que suelen sostener ideas místicas o religiosas no lo hacen porque realmente encuentren hechos indudables y argumentos convincentes, sino simplemente porque la idea les gusta y les trae cierto consuelo o beneficio en ser creída. También, muchos que sostienen ideas excéntricas como alucinantes conspiraciones o asombrosos contactos extraterrestres o sobrenaturales, no lo hacen porque sean posturas sostenidas en los hechos, sino en un evidente atractivo de que estas ideas traen esperanza o excitan emociones interesantes. Se podrá ver con facilidad, que cuando se entrevista a estos sujetos y se les pide que den razones firmes para sostener sus posturas, no siempre pueden hacerlo y lo que es más grave, no siempre les interesa. El hecho de creer es para ellos un bien en sí mismo independiente de la realidad.  Esto me parece equivocado y peligroso, principalmente porque es un acto de deshonestidad para con uno mismo y los demás y porque también es un acto de problemático egoísmo. Ya que este individuo pone su voluntad por encima de la realidad externa y los demás. No les importa lo que es, sino lo que creen. Esto trae consecuencias de diversos tipos, principalmente el autoengaño y el engaño a terceros, y el engaño tiene consecuencias nefastas además de ser malo en sí mismo. Ya que aun cuando el engaño no tenga consecuencias inmediatas y concretas,  el hecho de autoengañarse es malo en sí mismo al ser una forma de mentira, y el acostumbrarse a tolerar la mentira hace a la mentira susceptible de ser un hábito. El vivir sumido en una mentira puede provocar consuelos pasajeros, pero a la larga no puede traer una perdurable felicidad auténtica, y menos algún tipo de progreso intelectual. Esta solo se consigue mediante una comunión racional entre la realidad y uno mismo, que nos permite ser conscientes de nuestros conflictos para poder resolverlos eficazmente y poder disfrutar del sosiego que nos produce una sociedad pacífica y ordenada mediante esta misma racionalidad. Un edificio de engaños tarde o temprano se cae, y si no lo hace, se vuelve un lugar indigno de habitar. Citando a Bertrand Russell, “no sientas envidia de la felicidad de los que viven en el paraíso de los necios, pues solo un necio pensaría que eso es la felicidad”. Solo el realismo puede ayudarnos a tomar decisiones inteligentes que nos hagan progresar en nuestra vida personal. El autoengaño es un sedante adictivo que siempre termina costando demasiado caro.
El pensamiento débil tiene como antecedentes, por un lado el pragmatismo (la teoría pragmática de la verdad de, por ejemplo, William James y Schiller, muy popular en los siglos XIX-XX), y por otro, la teoría monista de la verdad. El pragmatismo sostiene un enfoque de la verdad centrado en lo psicológico caracterizado por un escepticismo radical. Sostiene que como todas las creencias son más o menos arbitrarias, podemos creer lo que es más conveniente. No le interesa verdaderamente preocuparse por lo que es cierto, sino por lo que se considera cierto. Pretende que las creencias que debemos llamar verdad son las que favorecen nuestros propósitos. Es un claro enfoque subjetivista que luego inspiraría el cáncer posmoderno de que lo que importan no son los hechos sino las “interpretaciones” (Schiller, con su teoría de “la fabricación de la realidad”, es un claro antecedente al contructivismo posmoderno de moda en Francia). Desde esta escuela se relaciona a la democracia con esta forma de pensamiento débil, cuando este vínculo es más que dudoso.  Básicamente porque la democracia debería implicar un acuerdo de objetividad, y el subjetivismo individualista de esta teoría solo lleva a que las supuestas verdades subjetivas se terminen imponiendo por conveniencia de quienes las sostienen y tengan el suficiente poder de convencer al resto. En el nihilismo solo ganan los fuertes. La objetividad nos permite ponernos de acuerdo con la realidad en una situación de igualdad, mientras que la subjetividad exagerada solo lleva al solipsismo egoísta, y este es incompatible con cualquier idea democrática o progresista. De hecho, es incompatible con todo. Isaac Asimov deja todo esto bien en claro en la siguiente frase:
 “La presión del anti-intelectualismo ha ido constantemente abriéndose paso a través de nuestra vida política y cultural, alimentado por la falsa noción de que la democracia significa que “mi ignorancia es igual de válida que tu conocimiento” “
Por otro lado, la teoría monista de la verdad se caracteriza por el holismo filosófico exagerado. Esta sostiene que no existen verdades independientes, sino “la verdad,”, y que no puede decirse que se sabe nada con certeza porque no se conoce “todo”, es decir, “toda la verdad”. Una corriente filosófica bastante extravagante que estuvo mucho tiempo de moda y que hace ecos cuando alguien crítica a otro diciendo que “se cree dueño de la verdad”, como si la verdad fuera una sola, y no un posible atributo de ciertos enunciados.  Se puede resumir esta teoría en la frase “No sabemos nada al menos que sepamos todo”. De esta forma se puede proceder a refutarla: ¿Es esta frase cierta? Si lo es, ¿Cómo lo sabemos si no sabemos todo? Un buen ejemplo de autorefutación.
Ninguna de estas dos escuelas en la que se sostiene gran parte del pensamiento débil merece consideración. La verdad no es un bloque que no pueda dividirse, ni es lo que cada uno considere conveniente para sí mismo. Para entender la naturaleza de la verdad, primero debemos dividir los diferentes tipos de verdades. Las más interesantes para este ensayo son de tres tipos, la verdad fáctica, la verdad lógica y la verdad filosófica.  La verdad fáctica es un atributo de adecuación de proposiciones con los hechos de la realidad. La verdad lógica y/o filosófica depende de su consistencia, en filosofía tanto de la consistencia con los hechos como con la lógica, y en lógica se puede decir a grandes rasgos que depende de su consistencia. La naturaleza de verdades triviales como: “El Quijote muere”, no nos interesan por su obviedad –se entiende que en este caso no depende de hechos, porque sabemos que Alonso Quijano no existió, aunque sobre esto los relativistas duden.
Explicar el éxito del pensamiento débil parece sencillo. Lo más plausible es que su popularidad se deba a que es una excelente forma de consolar a los idiotas e ignorantes, del mismo modo que lo es la pseudocientífica teoría de las “inteligencias múltiples”. Si uno es bruto, y además demasiado haragán como para estudiar algún tema de forma seria, la mejor forma de autoconsuelo es pensar que una opinión estúpida es igual de válida que la opinión informada e inteligente. Se opta por el facilismo complaciente de creer que todo es relativo es muy asequible y práctico para el inútil, pero no pasa de ser un falso y nocivo consuelo que hay que abolir si lo que buscamos es terminar con la mediocridad intelectual.

El pensamiento oscuro

El pensamiento oscuro es siempre pretencioso. Pretende ser profundo cuando sólo es una muestra de confusión o vanidad. La ininteligibilidad y la vaguedad aparentan ser fruto del pensamiento meditado y sabio pero no lo son.  Podemos advertirlo de este modo: siempre que se deja hablando a una persona sobre cierto tema complicado del que no tiene mucha idea, es de esperar que tarde o temprano empiece a balbucear frases confusas e ininteligibles, puesto que la oscuridad en realidad es más bien un refugio de la ignorancia y la falta de ideas y no el resultado de un virtuoso pensamiento; este lo es cuanto más claro y preciso fuere. Por ejemplo, alguien que entiende a la perfección algo complejo como la teoría de la relatividad o la evolución de las especies, es capaz de explicarlo de un modo que lo pueda entender cualquiera, como lo hacía Carl Sagan. Casi se podría definir el entender bien algo como el ser capaz de explicárselo a alguien que no lo entienda de un modo que lo comprenda plenamente. El pensamiento oscuro, común en el misticismo masón por ejemplo, suele ser todo lo contrario, a saber: no entender verdaderamente nada y explicarlo de modo que el resto tampoco entienda nada, porque no hay nada que entender. Esto es muy común en todo el esoterismo, donde abundan textos que en verdad carecen de cualquier tipo de contenido, pero pretenden que sus lectores queden anonadados rumiándolos en busca de un sentido deslumbrante del que siempre careció. La filosofía lamentablemente también está llena de estos artilugios, pero es el deber de los interesados en ella limpiarla de todo rastro de oscuridad. El pensamiento oscuro se puede resumir en este consejo: si no tienes nada interesante que decir, di algo en palabras altisonantes que carezca verdaderamente de contenido pero que sea asombroso, y los idiotas pensarán que eres un intelectual muy profundo. Aquí un buen ejemplo de la mano de Felix Guattari:
“La existencia, como proceso de desterritorialización, es una operación intermaquinal específica que se superpone al fomento de intensidades existenciales singularizadas. Y, repito, no existe ninguna sintaxis generalizada de esas desterritorializaciones. La existencia no es dialéctica ni representable. ¡A duras penas es vivible!””
El que diga que entendió esto, miente. Aun cuando Guattari haya tenido algo que decir, cosa que dudo, decirlo de este modo solo demuestra pedantería, y la pedantería va ligada inexorablemente al pensamiento oscuro.
El impostor de Lacan nos divierte con este otro ejemplo gracioso:
Pues si nos remitimos a la obra de Daniel Gottlob Moritz Schreber, fundador de un instituto de ortopedia en la Universidad de Leipzig, educador (…) iniciador de esos cachitos de verdor destinados a alimentar en el empleado un idealismo hortelano (…) podemos considerar como rebasados los límites en que lo nativo y lo natal van a la naturaleza, a lo natural, al naturismo, incluso a la naturalización, en que lo virtuoso resulta vertiginoso, el legado liga, la salvación saltación, en que lo puro bordea lo malempeorial, y en que no nos asombra que el niño, a la manera del grumete de la pesca célebre de Prévert, mande a paseo a la ballena de la impostura, después de haber traspasado, según la ocurrencia de este trozo inmortal, su trama de padre a parte.”  (Escritos II, De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis).
El pensamiento oscuro presume de ser el único capaz de captar la complejidad del mundo. Nada más falso. El mundo sin duda es complejo, pero esto no justifica el sinsentido. La complejidad del mundo puede ser explicada y abarcada de excelente forma mediante la claridad y el rigor racional, como lo demuestra el éxito de la ciencia, la lógica y la filosofía exacta –y en esto no se debe confundir oscuridad con complejidad, cosas muy diferentes. En cambio, el pensamiento oscuro no tiene ningún mérito más que el de hacer perder tiempo a estudiantes, o el de poder captar la atención de ilusos. Este modo de pensar sólo genera una sensación de bienestar, confundible con la de haber entendido algo, que no es más que placebo intelectual. No es una verdadera comprensión y lo demuestra su debilidad e inconsistencia. Una idea oscura no soporta la crítica, de hecho, suele no soportar ni siquiera un análisis sintáctico, algunas no llegan a ser siquiera proposiciones. Carnap ya resaltaba esto de algunos “metafísicos” como Heidegger, cuyas oraciones al estilo “la nada nadea” no pueden ser entendidas por ser lingüísticamente carentes de sentido (La superación de la metafísica mediante el análisis lógico del lenguaje, Rudolf Carnap).
Generalmente la sensación del creer entender algo mediante el pensamiento oscuro suele ser parecida al del placer estético de una poesía. El punto está en la gran diferencia que hay entre cualquier goce estético y el entendimiento. Confundir ambos es terrible. La diferencia que hay entre un filósofo o un científico y un poeta es demasiado notable como para no darse cuenta intuitivamente. La función del goce estético es muy diferente al de la comprensión de la realidad, aunque ciertas veces, por un lado la comprensión autentica de la realidad nos produzca algo similar, y por el otro, ciertos tipos de arte nos dejen reflexionando. No podemos pretender que entendemos algo porque nuestras ideas confusas generan algún tipo de goce. La realidad no responde a nuestros caprichos de gusto. Lo deseable es ser cauto y poder disfrutar el arte oscuro a la par del pensamiento claro, sin confundir el goce poético con el goce intelectual del entendimiento. Al menos no al punto de que lo emocional nos desvíe de lo real, cosa que es uno de los más graves peligros de los que nos debemos cuidar. No niego que la comprensión racional de la realidad produzca emocionante goce, un goce muy similar al de la poesía tal vez, el punto está en anteponer, en lo intelectual, la veracidad a la belleza, y que la belleza brote de la veracidad, no a la inversa.
La relación del pensamiento oscuro con la realidad es compleja. Sin duda puede uno decir algo cierto de modo oscuro, por lo que no se puede decir que todo lo que brote del pensamiento oscuro es falso. Sin embargo, lo más probable es que sí sea falso, o aproximadamente falso, debido a que una proposición que roce la metáfora y tenga una estructura rebuscada tiene muy poco grado de aproximación a la verdad debido a su ambigüedad. Uno puede decir algo ambiguo que encierre algún grado de veracidad, pero si lo que nos interesa es la mayor aproximación, la ambigüedad debe ser suprimida. Y esta debe ser una meta de la filosofía. Para esto lo mejor es minimizar al máximo las metáforas y los recursos estéticos de escritura, al menos, de un modo que no obstaculice las ideas que uno intentan transmitir. No veo rasgos de inexactitud en adornar algunas conclusiones con metáforas u otros recursos estéticos, que sin duda pueden ayudar a comprender una idea, pero pretender comprender una idea, sobre todo si es compleja, mediante metáforas puede ser muy engañoso. Ya que las metáforas tienen la capacidad de múltiples interpretaciones, mientras que el conocimiento preciso de la realidad no, aunque los neorománticos pretendan lo contrario. Uno solo puede estar seguro de haber entendido correctamente una metáfora cuando esta está dentro de una estructura clara y precisa que guie la interpretación. Uno de los abusos del pensamiento oscuro consiste en no dejar estructuras comprensivas claras, por lo que las metáforas se pueden interpretar de modo caótico alejándose de las verdaderas ideas que el emisor quiso transmitir –aunque muchas veces, no quieran transmitir verdaderamente ninguna.
La poesía tiene la característica de querer transmitir emociones más que ideas, y las emociones responden individualmente de modos diversos no atándose a cuestiones reales a comprender, ni a ideas profundas que requieran comprensión. Por esto es que un filósofo o pensador, está más cerca de ser un divulgador científico que un poeta. No por esto debemos pensar que el deber de un filósofo es rechazar los recursos estéticos. No. Solamente implica tener el debido cuidado de no desorientar la inteligencia con las tentaciones de la emoción, en donde anidan los sesgos personales, las malas interpretaciones o las distracciones que en nada ayudan a comprender la realidad. Y la realidad no tiene“múltiples interpretaciones igualmente válidas” como pretenden los hermeneutas radicales, y he ahí el fracaso de su gnoseología, que termina por volverse un caos de opinologos a los que no les importan los hechos, y por lo tanto no les importa la verdad.
El principal resguardo de los pensadores oscuros se basa en hacer pasar sus vicios por virtudes. Es normal que cuando uno los acuse de pensamiento oscuro, ellos aleguen que “nosotros no los entendemos por su complejidad”. No es fácil saber cuándo realmente es cierto y cuándo no, ya que diferenciar la oscuridad de la complejidad con sentido puede ser muy difícil. Es por esto que los pensadores oscuros suelen salir exitosos luego de este resguardo. Por esto es que se puede recomendar ciertas exigencias para diferenciarlos: 1) exigirles definiciones precisas de sus términos. De este modo no se abusarán, como es frecuente, de términos ambiguos como “dialéctica” o “ser”, y jergas posmodernas o pseudocientíficas vagas que no significan nada. 2) evidencias empíricas y sustentos lógicos para ver qué tanto se corresponden con la realidad y 3) ejemplos didácticos para facilitar la comprensión. En el caso de que sus ideas no puedan transportarse a un lenguaje claro y comprensivo sin dejar dudas que no sean de cuestiones de mucha profundidad técnica, y que no puedan demostrar exactamente que correspondencia tienen con la realidad, debemos, al menos, dudar de que verdaderamente se trate de un pensamiento complejo. Generalmente el pensamiento complejo puede penetrarse hasta cierto punto, que es donde empieza la profundidad que requiere tecnicismos (generalmente el pensamiento complejo requiere de tecnicismos, por ejemplo, de matemáticas, aunque autores como Lacan y Kristeva se han percatado de esto y las utilizan mal para camuflar ideas oscuras sin sentido como si fueran ideas complejas) y conocimientos específicos. Pero el pensamiento oscuro suele no dejarse penetrar en absoluto, y cuando lo hace, es fácil advertir a simple vista que se trata de un timo intelectual. Por ejemplo, una forma de advertirlo en el esoterismo es la apelación a fuerzas o entes sobrenaturales inaccesibles al análisis empírico, y en el pensamiento posmoderno puede ser el mal uso de la jerga científica con el fin de aparentar seriedad. Estos timos pretenden ser tomados en serios con el recurso de recubrir de galimatías ideas tanto falsas como inconsistentes. Estas no solo sirven para impresionar sino también para esquivar cualquier crítica. La pretensión de irrefutabilidad es la principal característica del pensamiento oscuro, casi cualquier crítica es desviada por acusaciones –de no “entender la profundidad”, por ejemplo- o resguardada por ideas cada vez más oscuras. Estas suelen ser infértiles e incapaces de ayudar a comprender nada, por lo que pueden tranquilamente desecharse. Y junto a ellas, los autores que tanto abusaron de dichas estrategias, ya que no son más que oscurantistas pretensiosos e inútiles.
Uno de los recursos para volver un texto oscuro, es el mal uso de los términos o las redefiniciones. Esto es muy común, vemos una oración que interpretada bajo las definiciones comunes de una disciplina y una lengua carece de sentido al menos que entendamos que el autor quiso referir con ciertas palabras otras ideas diferentes a lo que comprendimos. Las definiciones arbitrarias con o sin aclaración son sólo una muestra de egoísmo intelectual. Si uno quiere transmitir una idea al resto, no debe intentar confundirlo mediante un lenguaje propio, sino volcarla en el lenguaje que sus receptores manejan. Si no, no se busca la transmisión sino simplemente impresionar y confundir. La redefinición de palabras o la interpretación semántica personal de un término deben ser reducidas al mínimo para evitar el pensamiento oscuro. Si uno entiende por “Dios” a “la naturaleza”,  y escribe un ensayo sobre su relación con la naturaleza utilizando términos que corresponden al idealismo de la religión, es obvio que como se maneja una definición de dios como un ser sobrenatural el resto quedará confundido. Casi nunca es necesario redefinir términos, y cuando lo es, se debe hacer de un modo que la redefinición se justifique y no sea un capricho del emisor. Si es necesario, cuando se usan términos polisémicos, aclarar a cual significado se refiere, pero sin inventarle uno arbitrario que nunca tuvo.
 Generalmente se sostiene que lo bueno de los autores oscuros no son las ideas propiamente dichas sino lo “literario” de sus obras. Esto significa, que no valen por lo que dicen sino por como lo dicen, les parecen autores estéticamente bonitos de leer. Yo opino lo contrario. No hay nada más insoportable que la lectura de un pensador oscuro, que hace aburrir, leer con atención flotante, esforzarse de más inútilmente y desperdiciar tiempo que podría invertirse en leer algo mejor. Se suele sostener que autores oscuros e insoportables, cuya lectura constituye un acto de sadomasoquismo, deben ser leídos obligatoriamente apelando a que son “clásicos”, y que se debe hacer un esfuerzo descomunal para entenderlos, aunque lo que digan carezca de sentido, ya que esto nos da acceso a cierto certificado de intelectualidad. Creo que esta es una idea que debe ser rechazada. Lograr cierto éxito en la comunidad intelectual siendo un embaucador oscurantista no debería convertir a uno en un autor indispensable. También es lamentable que uno logre el goce estético mediante textos ininteligibles que no aportan ninguna conclusión firme de nada. Al menos yo no veo nada más atractivo que una idea clara y certera expresada de una manera amena. Los que se impresionan con el pensamiento oscuro no hacen más que ceder al engaño voluntario de estos autores que solo buscan la confusión de la que depende su inmerecido éxito.
Este modo de pensar es muy popular sobre todo en grupos de jóvenes pseudocultos cuyos criterios para adoptar ideas no se rigen por lo que es cierto –o bueno, o útil-, sino por lo que es excéntrico. Esta tendencia se basa en adoptar la mayor cantidad de ideas extravagantes, no importa su sustento, sino la excentricidad por sí misma. Creen que suenan cool los balbuceos ininteligibles sobre conceptos mal usados, y estos cripticismos hacen sentir algún tipo de superioridad frente al resto de los pobres tontos incapaces de entender dichas supuestas genialidades. Y es que creer entender algo que los demás no, da cierto sentimiento de excepcionalidad. Aquí el problema del pensamiento oscuro es muy claro, que algo sea excéntrico en sí no da mucha garantía de nada, pero las garantías de veracidad y los motivos para tener en cuenta estas marañas verbales no importan cuando uno sólo busca hacer pose.

El pensamiento desordenado

El pensamiento desordenado suele surgir donde el sentido común y la intuición remplazan al conocimiento y a las posturas filosóficas sólidas. Una persona sin criterios estrictos de verdad, sin ideas ontológicas ni éticas, ni suficiente cultura general es muy susceptible de tener ideas desordenadas que produzcan contradicciones, confusión y otros errores de pensamiento.  En cierto sentido, nadie se salva del pensamiento desordenado, aunque de todas formas hay que evitarlo. Nadie se salva porque mantener las ideas coherentes, certeras, firmes y ordenadas es un trabajo demasiado difícil que requiere excelso esfuerzo  y del que, debido a la complejidad del mundo y del conocimiento, nadie se puede jactar de triunfo. El pensamiento desordenado es una cuestión de grado, siendo los grados más altos los que llevan a lo que suele llamarse estupidez e ignorancia. La ciencia, la lógica y la filosofía son los pilares del pensamiento ordenado, aunque lamentablemente la filosofía está plagada de pensamiento desordenado, por lo que hay que ser cuidadosos con los filósofos; no todos son amigos de la inteligencia y el conocimiento.
Para evitar el pensamiento desordenado se requieren hábitos intelectuales, principalmente el estudio y la escritura. Escribir, y sobre todo en busca de coherencia y veracidad, es de enorme ayuda para ordenar nuestros pensamientos. Sin embargo, escribir con desinterés por el rigor y la verdad puede aumentar el desorden de pensamiento o dejarlo intacto.
Es común en el pensamiento desordenado el uso reiterado de falacias lógicas. Es por esto que el estudio de la lógica es un gran paso para apalearlo. El estudio de las falacias lógicas así como de la disonancia cognitiva y de los sesgos cognitivos es de enorme ayuda. Otra de las mejores herramientas para evitarlo, son los debates. Exponiendo ideas propias a la crítica racional es muy efectivo para ordenar nuestro pensamiento, mientras aspiremos al realismo y la honestidad. El debate es evitado por muchos porque son muchos los que están enamorados de su pensamiento desordenado. No hay peor enemigo de la confusión y el dogma que un dialogo racional entre honestos buscadores de la verdad objetiva. Pero ser honestos y objetivos no es fácil, también es una cuestión de grado que requiere esfuerzo. Sí queremos evitar el esfuerzo, recurramos al pensamiento débil o al desordenado. No garantiza progreso individual ni social, pero es fácil. Si en cambio el progreso es de nuestro interés, debemos seguir la mucho más difícil senda del pensamiento crítico.

El pensamiento crítico

El pensamiento crítico es difícil. Exige reducir el orgullo al evitar el dogma y aceptar la crítica y las refutaciones, cosa que pocos están dispuestos a hacer. Exige el interés por la verdad demostrable, cosas que no a todos les interesa, ya que las creencias son más fáciles de aprender. Requiere pensar independientemente y rechazar líderes y autoridades como fuentes de verdad, cosa que es más difícil que gatear detrás de los pasos de un gurú.  Exige pensar ordenadamente, cosa que requiere un esfuerzo que no a muchos les parece atractivo.  Pero es lo único que garantiza confiable comunión con la realidad. El realismo podrá no ser llamativo para los fetichistas de la subjetividad, pero es el sustento de todo el bienestar del progreso. Si nos decidimos por el divorcio con la realidad, si no nos interesa comprenderla del mejor modo posible y cedemos ante las tentaciones del nihilismo solipsista, la confusión o la ignorancia voluntaria y la opinología ciega, no hay progreso ni bienestar posible. La cultura y la civilización quedan a la deriva. El pensamiento crítico construye y ordena, el pensamiento débil destruye –y el pensamiento oscuro confunde.
El pensamiento crítico, el pensamiento racional, pocas chances tiene de competir frente a la abundancia de fácil irracionalismo. Este, en lo individual, siempre se nos presentará este como mucho más simpático y más seductor por su accesibilidad y extravagancia, y es de esperar que así triunfe en lo social. Pero el pensamiento crítico siempre vale la pena, y lo vemos en las consecuencias de su aplicación, tanto a nivel social como individual. Nuestro crecimiento personal e intelectual y nuestro progreso social dependen de él. Sin embargo este exige la complicada humildad de entender que la realidad y lo que decidamos creer no siempre van a ser compatibles. El egoísmo tiende a hacernos creer que lo que nosotros creamos es lo más importante y que este dictamina la realidad, como sostienen los creyentes en la ley de atracción, los entusiastas de la fe o los predicadores del constructivismo ontológico. Nos complica ver que el verdadero conocimiento es difícil y perfectible, y que para alcanzarlo se requiere esfuerzo y la decisión de rechazar ideas que nos parecen atractivas si estas demuestran no coincidir con los hechos. El orgullo del dogma es incompatible con la honestidad del pensamiento crítico.  Este también es una cuestión de grado. No creo en la existencia de una persona con perfecto pensamiento crítico, sin ningún tipo de sesgos. Sin embargo, el intentar orientarse hacia el ideal de la mayor objetividad posible debería ser siempre deseable. Nuestra convivencia y nuestra supervivencia, así como nuestra felicidad en este mundo dependen en gran medida de ello. Sino, siempre podemos ceder a las seducciones de la idiotez, pero su costo es evidente.
El pensamiento crítico se compone a grandes rasgos de las siguientes posturas: 1) Realismo crítico: postura que sostiene que la realidad externa existe independientemente de nosotros, que no es exactamente como la percibimos y que nuestros conocimientos son aproximados y perfectibles. 2) Objetivismo: en cuanto a la postura de que la subjetividad debe quedar relegada de modo que no intervenga en nuestra relación de conocimiento con respecto a la realidad objetiva. Esto también incluye evitar el dogma y estar dispuesto a someter ideas a la crítica externa, en debates por ejemplo, abandonándolas si es necesario –si carecen de argumentos o hay pruebas que las refutan. La objetividad implica ser crítico con uno mismo y con el resto. 3) Cientificismo: en cuanto a la postura que sostiene que todo lo que puede ser conocido de forma científica, se conoce mejor de forma científica. Esto lleva al escepticismo racional, una postura (metodológica y gnoseológica) estricta que rechaza los engaños de la superchería y la pseudociencia. 3.b) Racioempirismo: tanto la razón como la experiencia son importantes para el conocimiento. Engaños como la creencia por fe no valen la pena. Este también implica el rechazo a la autoridad (líderes, gurúes, iluminados, instituciones, etc.) como modo de llegar a la verdad, postura propia de la Ilustración que se resume perfectamente en el lema de la Royal Society “Nullius in Verba” (“en la palabra de nadie”).  3.c) Economía mental: en cuanto a rechazar racionalmente, desligándose de cualquier apego, ideas insostenibles, rebuscadas e innecesarias, e ideas falsas. Esto nos lleva a descartar posturas enmarañadas y sin pruebas que deben ser precariamente sostenidas mediante múltiples ad hoc, como el idealismo en general por ejemplo –en oposición al materialismo filosófico-; en particular el teísmo y otras estafas sobrenaturales. 4) Curiosidad: mantener la curiosidad viva, estudiar temas de interés de modo recurrente, y mejorar nuestra relación con el conocimiento universal es indispensable para mantener activo un pensamiento ordenado. De otro modo el pensamiento crítico se irá esterilizando. 5) Cierto humanismo ético, en cuanto a la postura de que el bienestar humano es importante y posible, que es deseable la búsqueda de la igualdad, la fraternidad, la libertad, la vida digna y la paz. De otro modo el pensamiento queda en muchos casos, desorientado de un fin, y el fin de todo pensamiento debe ser la búsqueda del bienestar y el progreso.

Pensar críticamente tiene una garantía asegurada: una buena cantidad de enemigos. Donde aún reina la religión, el ciego fanatismo por ideologías de dudosa ética y veracidad, iracundas doctrinas irracionales como el nacionalismo y el racismo, pseudociencia a borbotones, y anti-intelectualidad de moda; el pensador crítico queda aislado y acorralado. Insisto, nadie dijo que fuera fácil. Para mantener la cultura del progreso que nos intentó dejar la Ilustración, el pensamiento crítico es indispensable.  Recuerdo una vez más que siempre existirá la opción de dejarnos seducir por lo fácil del relativismo, por el culto a la ignorancia, por los placebos del cripticismo y/o por el cómodo pero caro abandono de cualquier interés por pensar bien. Los logros del conocimiento producidos gracias a la cultura del pensamiento crítico son caros, exigen esfuerzo y dignidad. Pero más caros son los costos de la tontería, y eso la historia siempre nos dejó en claro. Una y otra vez.

(Gracias a mi amigo Mauro Lirussi por la mano en la corrección)

¿Es la adopción homosexual segura?

 En este siglo XXI se está llevando a cabo un gran progreso hacia la igualdad que antes hubiese sido impensado, me refiero a la adopción y el matrimonio igualitario. Y aunque ya en más de 26 países la adopción homoparental es legal, y en aproximadamente 19 países es legal el matrimonio igualitario, el debate sobre la evidencia de la seguridad de la adopción homoparental continua siendo acalorado en todo el mundo (actualmente más que nada en México). Sobre la pregunta de su seguridad, considero como única proveedora de una respuesta certera, lo que nos dice la evidencia empírica al respecto. Si bien los grupos conservadores nos pretenden inculcar la idea de que en estos casos es mejor la intuición –mejor dicho, su intuición basada en prejuicios irracionales-,  las tradiciones, la apelación a la “naturaleza” –que desconocen-, o simplemente la opinión de la institución dogmática a la que se aferran, toda persona razonable sabe que si hay una forma de estudiar seriamente la realidad al fin de llevar a cabo políticas razonables y eficaces, esa es la manera científica. Y bien, ¿Qué dice la evidencia científica sobre la seguridad de la adopción homosexual?
Primero tenemos que definir a los que nos referimos con seguridad. Con seguridad me refiero a garantizar la correcta educación, la salud y el bienestar general del hijo adoptivo. En definitiva: que el niño adoptado por parejas homosexuales posea una crianza que le garantice el pleno desarrollo de sus capacidades y una vida digna.  Pues bien, más de 50 años de estudios científicos[1] (que reúne más de 1.000 individuos estudiados), que llegan a acumular más de 74 estudios rigurosos indican que la crianza homoparental no posee ningún inconveniente. Esto refuta uno de los mitos de los conservadores de que una pareja homosexual no puede garantizar el bienestar del hijo adoptivo, al ser necesario para esto una pareja de padres que ellos consideran “normal y natural” (es decir, de padre y madre heterosexuales). En cuanto a los métodos que garantizan una mejor crianza como evitar el estrés y brindar cariño, estos tienen el mismo efecto en ambos tipos de padres.
No solo que la adopción de padres homosexuales no presenta inconvenientes, sino que estudios sugieren que incluso poseen algunas ventajas.  Bigner en 1989, estudió a 33 padres heterosexuales y 33 padres homosexuales a través del inventario de conducta parental de IOWA. Los resultados mostraron que los padres homosexuales eran más atentos a las necesidades de sus hijos y utilizaban más el reforzamiento que el castigo, siendo que los padres heterosexuales utilizaban más el castigo físico (y cómo podemos asegurar científicamente, el castigo físico posee consecuencias desastrosas en la crianza de los niños[2]).  Así también en 1997, Tasker & Golombock, a través de técnicas proyectivas y juegos, concluyeron que los hijos de padres del mismo sexo tienden a desarrollar más empatía por los niños que los padres heterosexuales.
El consenso científico de que la adopción homosexual es segura es casi unánime. Este es compartido por todas las más importantes instituciones científicas vinculadas al tema, a saber: la American Psychological Association[3] , la American Academy of Pedriatrics[4], la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry[5], la American Psychiatrics Association[6], la National Association of Social Workers[7], la Child Welfare League of America[8], la North American Council on Adoptable Children[9], la Canadian Psychological Association[10] (Canadá fue uno de los primeros países en permitir la adopción homosexual), la Federación Española de Sociedades de Sexología (que representa a 26 sociedades científicas y a más de 1.600 especialistas en sexología)[11], y un largo etc.
Ante tantos estudios y consensos, los conservadores prefieren inventar conspiranoias que involucran a un inexistente “lobby gay”, en vez de aceptar que están simplemente equivocados. Es de esperar que poco le importe el consenso científico a un grupo de gente que en su mayoría toma como verdad absoluta un libro que alega que el planeta Tierra posee tan solo 6000 años o que el murciélago es un pájaro (ver Levítico 11:13-19).
Otro de los mitos repetidos por conservadores es que los hijos adoptivos de parejas homoparentales poseen más posibilidad de ser homosexuales. A pesar del hecho de que ser homosexual no tiene absolutamente nada de malo, y que de ser cierto esto sería irrelevante, también es falso.  La evidencia empírica señala que en hijos criados por padres homosexuales la heterosexualidad se presenta en el 90% de los casos, al igual que en los criados por padres heterosexuales. La homosexualidad “no se pega” ni aun teniendo padres homosexuales, tampoco se pega la heterosexualidad (lo sabrán los homosexuales hijos de padres heterosexuales). Desde hace tiempo la evidencia indica que los genes tienen un gran peso en la orientación sexual, de modo que esto no debería sorprender a nadie que entienda sobre orientaciones sexuales (y los conservadores no son precisamente versados en esto).
Algunos opositores a la adopción homoparental van más lejos en su paranoia y afirman que los casos de abuso sexual por parte de padres a hijos es mayor en parejas homosexuales, totalmente falso. Una vez más, la evidencia nos dice que las preocupaciones fatalistas de los conservadores no son más que fantasías delirantes de mentes obtusas.  En un estudio llevado a cabo por Finkelhor & Russell [12] en 1984, se concluyó que la gran mayoría de los abusos sexuales en menores son por parte de hombres heterosexuales que en su mayoría, son parientes cercanos a la víctima. Es curioso que no habiendo ninguna evidencia de que la adopción homosexual tenga relación con la pederastia, los que defiendan que esto es así sean en su mayoría seguidores de una institución que sistemáticamente encubrió a varios centenares de pederastas durante tantos años. Ninguna persona con sentido común encontraría una relación entre la homosexualidad y la pederastia, sin embargo, yo veo una conexión mucho más razonable entre la pederastia y el clero católico.
No hay evidencia de ningún tipo de inconveniente relacionado a la adopción homosexual a no ser por el hecho de que los niños sean discriminados por poseer padres homosexuales. Esto es más bien un inconveniente de la crianza heterosexual, no homosexual. Sin embargo, investigaciones de Tasker & Golombock, establecieron en el año 1997, que el bullyng en hijos de padres homosexuales no es mayor que en hijos de padres heterosexuales. También se estableció a través de diferentes estudios que estos tipos de discriminación podían superarse sin que ello les provocara un problema psicológico o social.
Estos estudios demuestran una vez más, que los conservadores (generalmente religiosos ortodoxos) no son amigos de la ciencia. La tendencia del progresismo posmoderno de oponerse a la ciencia es una completa tontería, está constantemente nos muestra resultados que sirven para apoyar ideas consideradas progresistas, como en este caso. El progresismo debe basarse en la ciencia y encontrar allí su sustento o modificar sus postulados si es necesario. El sustento de todo tipo de políticas debe estar necesariamente basado en ciencia, de otro modo, la especulación y la improvisación podría traer graves problemas al bienestar general. En este caso particular, los problemas ocasionados por el conservadurismo anticientífico que estigmatiza o impide la adopción homosexual a pesar del consenso son claros. Día a día se amontonan niños en orfanatos (en parte por la oposición al aborto y a los métodos anticonceptivos de los mismos que se oponen a la adopción homoparental) que otras parejas heterosexuales no adoptan.  Es una completa irresponsabilidad social impedir a padres del mismo sexo adoptar, una aberración ética de la que todos los países se deberían sentir orgulloso de haber superado.
Los acérrimos opositores al matrimonio igualitario no solo niegan la ciencia, sino que a veces recurren a la pseudociencia para sostener sus dogmas. La Canadian Psychological Association (CPA) se ha mostrado preocupada por el hecho de que algunas  instituciones estén tergiversando los hallazgos de las investigaciones  para apoyar sus posturas. En páginas de lobby católico (un lobby que si existe y es lamentablemente muy vigoroso) se pueden ver innumerables estudios falsos sobre los inexistentes peligros de la adopción homosexual tanto como citas tergiversadas (vemos a Catholic.net[13] citar a la American Academy of Pediatrics en su artículo contra la adopción homoparental, cuando esta institución declaró en 2013: “The  AAP supports civil marriage for same-gender couples – as well as full adoption and foster care rights for all parents, regardless of sexual orientation – as the best way to guarantee benefits and security for their children”[14]) . También se suele hacer exagerado hincapié en casos aislados de abusos infantiles por parte de homosexuales para generar pánico, cuando como ya señalé, la  gran mayoría de casos de abusos son por parte de heterosexuales. Los estudios basura y las declaraciones irrelevantes de profesionales homofobos contra de la adopción homosexual no es más que pseudociencia ideológica mantenida mediante un lobby tanto poderoso como retrógrado e inhumano.

Me gustaría, ahora que más o menos dejé en claro el consenso sobre la seguridad de la adopción homoparental, examinar un poco los argumentos de sus opositores. Es evidente que la aversión a la homosexualidad posee una fuerte raíz religiosa. Tanto el catolicismo, como el islamismo y el judaísmo ortodoxo profesan la homofobia –como muchísimas otras religiones y sectas, incluida la cienciología y la secta de Osho. Hay quienes niegan que la biblia profese la homofobia, nada más errado. En la biblia se obliga a asesinar a los homosexuales (no es de sorprender en un libro que fomenta el racismo, la esclavitud, la lapidación, el belicismo, la violación, el infanticidio, el machismo y el asesinato animal):
”Si alguien se acuesta con un hombre como si se acostara con una mujer, se condenará a muerte a los dos, y serán responsables de su propia muerte, pues cometieron un acto infame.” (Levítico 20:13)

Por si quedaban dudas de la homofobia bíblica:

“No te acuestes con un hombre como si te acostaras con una mujer. Eso es un acto infame.” (Levítico 18:22)

Por los general los opositores occidentales al matrimonio homoparental basan sus concepciones de familia y de sexualidad en la biblia, del mismo modo que los musulmanes lo hacen con el Corán. Pero debería quedar más que claro en el siglo XXI, que basarse en la biblia no parece una idea razonable –lo mismo en el Corán o cualquier otro texto religioso. De otro modo, deberíamos volver a permitir la lapidación, la esclavitud, y aceptar retroceder varios miles de años para comportarnos como tribus analfabetas de pastores de Oriente Medio. De verdad, esto no parece nada razonable –la Ilustración paso hace tres siglos pero al parecer varios se quedaron en la Edad Media.
Los homofobos no solo alegan que la homosexualidad es éticamente mala o incorrecta, sino también antinatural. Ninguna de estas dos afirmaciones puede probarse. La homosexualidad no pude ser incorrecta o mala bajo ninguna ética coherente, ya que al único grupo de gente que puede hacer daño hiriendo susceptibilidades, es a los grupos que fomentan el odio y la discriminación; y estos sí que son objetivamente inmorales y sus prejuicios no merecen respeto. Lo segundo no es más que un intento de falacia de apelación a la naturaleza, que ni para eso sirve, ya que la homosexualidad esta estudiada en más de 1500 especies (como los bonobos, por nombrar una). Sin lugar a dudas es mucho más natural que el embarazo mágico de una virgen a través de una paloma.
Tampoco hay evidencias de que la homosexualidad provoque algún tipo de daño, ni siquiera se la puede considerar una enfermedad o trastorno. La Asociación Americana de Psiquiatría sacó a la homosexualidad de la lista de desviaciones sexuales en 1973, y la Organización Mundial de la Salud la sacó de la lista de Estadística Internacional de Enfermedades en 1990, actualmente ninguna organización científica la considera como enfermedad o trastorno, ni se considera que pueda traer problemas más allá de la discriminación. Citando a Christopher Hitchens: “La homosexualidad no es sólo una forma de sexo, también es una forma de amor, y por tanto merece todo nuestro respeto”.
Los ataques a los homosexuales y su derecho a la adopción suelen venir acompañados de un pánico por la “destrucción de la familia”. Esto es absurdo. Está demostrado que la homosexualidad no es una “enfermedad contagiosa” como se suele creer, ni el hecho de que los homosexuales adopten puede causar en modo alguno la desaparición de la heterosexualidad o la procreación, tal cosa no es más que tremenda pendiente resbaladiza[15]  que sirve como retórica para fomentar la discriminación.
Otro de los principales sostenes en contra de la adopción homosexual es el concepto de “familia”. La concepción de familia es meramente convencional y cultural. No existe un tipo de familia ideal natural. Si bien ciertos tipos de crianzas parecen poseer problemas, como las crianzas excesivamente comunales[16], las crianzas en diversos tipos de familia no poseen evidencias que las indiquen como problemáticas. Un niño bien criado por sus tíos no tiene por qué presentar problemas, tampoco un niño criado por homosexuales. Simplemente no hay evidencia de que esto sea así. Además, dicho pensamiento conservador es horrendamente elitista al considerar, bajo su lógica, que niños no tienen una familia “normal” por el hecho de que, por ejemplo, alguno o ambos padres hayan muerto, ya que lo natural es “papá y mamá”. La concepción conservadora de familia es tremendamente agresiva, tanto como sus defensores.

Los homosexuales pasaron históricamente por una constante y terrible persecución, y lamentablemente esto continua. En más de 50 países la homosexualidad es un delito, mientras que en 7 está condenada con pena de muerte. En Medio Oriente los islamistas radicales asesinan homosexuales masivamente, de igual modo lo hizo el fascismo, y no pocos fanáticos católicos desearían hacer lo mismo. Mantener en la ilegalidad la adopción homosexual es también una forma de perpetuar la homofobia. No dejemos que el odio y la discriminación arbitraria sustenten nuestras políticas.

[1] http://www.apa.org/pi/lgbt/resources/parenting-full.pdf . Aquí un buen artículo de divulgación http://www.eldinamo.cl/blog/hijos-de-padres-del-mismo-sexo-estudios-empiricos-de-los-ultimos-50-anos/ .

[2] http://de-avanzada.blogspot.com.ar/2015/02/Abuso-Infantil.html

[3] http://www.apa.org/pi/lgbt/resources/parenting.aspx

[4] https://www.aap.org/en-us/about-the-aap/aap-press-room/Pages/American-Academy-of-Pediatrics-Supports-Same-Gender-Civil-Marriage.aspx?nfstatus=401&nftoken=00000000-0000-0000-0000-000000000000

[5]http://web.archive.org/web/20130621024735/http://www.aacap.org/cs/root/facts_for_families/children_with_lesbian_gay_bisexual_and_transgender_parents

[6] Position Statement on Issues Related to Homosexuality, APA, Official Actions, David Scasta, M.D., and Philip Bialer, M.D., 2013.

[7] http://www.socialworkers.org/da/da2005/policies0505/documents/lgbissues.pdf

[8] http://web.archive.org/web/20140709001732/http://cwla.org/programs/culture/glbtqposition.htm

[9] http://www.nacac.org/policy/positions.html#Gay

[10] http://www.cpa.ca/cpasite/userfiles/Documents/Marriage%20of%20Same-Sex%20Couples%20Position%20Statement%20-%20October%202006%20%281%29.pdf

[11] http://web.archive.org/web/20120616164022/http://fess.org.es/web/documentacion/postura-oficial-fess-matrimonio-adopcion-parejas-homosexuales.pdf

[12]  Ver nota 1.

[13] http://es.catholic.net/op/articulos/20232/cat/315/la-adopcion-de-ninos-por-padres-homosexuales-es-correcta.html#

[14] Ver  fuente 3.

[15] https://es.wikipedia.org/wiki/Pendiente_resbaladiza

[16] http://www.filosofiaenlared.com/2015/08/el-kibutz-es-anti-natura-la-guarderia.html

5 Mitos sobre Marx

Quiero desmitificar algunas cosas que se dicen sobre la vida de Marx, y no porque sea marxista -que no lo soy-, sino para terminar con los inventos (que crearon la derecha y sus conspiranoicos en gran parte) que sirven para desprestigiar a un gran intelectual el cual, a pesar de ser totalmente cuestionable y de estar en muchas cosas equivocado -como en su teoría de valor-, vale la pena leerlo y tomarlo en serio.
1) A Marx no le pagó jamás ningún banquero, ni menos un “Rothchild” o “Rockefeller” para que escriba: Esto es un completo cuentito de los conspiranoicos derechistas para desprestigiarlo y meterlo en “una conspiración” inexistente. No hay evidencias de ningún tipo de que banqueros hayan pagado a Marx, ni tiene sentido dentro de la propia lógica conspiranoica, ya que, si según ellos Marx era un empleado de los banqueros, y los banqueros “son los dueños del mundo” (esto creen ellos eh, no yo) ¿Por qué echaron a Marx de Alemania y Francia? ¿Por qué Marx vivió gran parte de su vida en la pobreza y la desdicha?¿Por qué su mujer y sus hijos murieron completamente pobres y desgraciados? Marx estuvo a punto de morir debido a la pobreza, que tenia a su salud completamente deteriorada.
2) Marx si estudió y trabajó: Marx era completamente estudioso. Estudió Derecho en la Universidad de Berlin. Estudió Filosofía, Historia, Historia del Arte y Literatura. Obtuvo el titulo de Doctor en Filosofía en la Universidad de Viena (con una tesis sobre filosofía griega antigua). Marx era completamente intelectual (prácticamente vivía en la biblioteca del museo británico), escribió sobre muchisimos temas, incluidos más de mil paginas sobre filosofía de la matemática, y manejaba varios idiomas, incluido el español y el ruso, el cual lo aprendió en poco tiempo. Decir que Marx “no estudiaba” es una brutalidad, y ya se lo escuché a varios derechositos. También trabajó como periodista y dirigió un periódico. El mito de que Marx no “trabajaba” se debe posiblemente a que Engels fue su mecenas. Pero esto se debe a que Marx tenia prohibido trabajar (como todos los inmigrantes) en Londres luego de que lo echaran de Alemania -también lo echaron de Francia- por sus ideas y escritos, Incluso bajo el mecenazgo Marx continuó trabajando como periodista, pero era un trabajo muy mal pago.
3) Marx no era “hegeliano”, por lo menos en un sentido ortodoxo: Marx era muy critico del hegelianismo, como lo pueden ver en sus tesis sobre Feuerbarch. Las influencias hegelianas se deben a la época y el contexto, donde el hegelianismo tenia demasiado peso, y hasta alguien no ortodoxamente hegeliano se veía influido. A pesar de esto es indudable que Hegel ejerció una desgraciada influencia en Marx que lo perjudicó mucho, pero esto era la regla y no la excepción en la Europa germánica decimonónica.
4) Marx no era masón, ni hay una relación especial entre masonería y comunismo/marxismo: Marx dificilmente hubiera sido admitido en la masonería por ser materialista, cuando la mayoría de las logias son idealistas. La filosofía masónica es casi antitesis del marxismo, por lo menos en gran parte. Esto solo lo puede decir alguien que no sabe ni de historia, ni de Marx, ni de la masonería. Marx si estuvo en sociedades secretas, pero eran sociedades comunistas como la liga de los justos, no la masonería. Una de las supuestas “pruebas” de la masonería de Marx, es el retrato donde figura metiéndose la mano en el saco (como en la foto), pero esto no es un saludo masón a pesar de que los conspiranoicos brutos así lo crean. Esto era una moda de la época -incluso de ultracristianos antimasones, retratarse de este modo era una señal de educación. En los manuales de buenas costumbres esto estaba indicado (1). Y si masones se hicieron retratar así, es porque eran de “buenas costumbres”.
Tampoco hay una relación marcada entre masonería y comunismo. Ni Lenin era masón, ni Stalin lo fue. El único masón en la revolución Rusa, por ejemplo, fue Kerensky, que era menchevique y no bolchevique. La invención de la relación de masonería y comunismo se debe al libro falso titulado “Los protocolos de los sabios de Sion”, un invento del zarismo ruso para justificar el linchamiento a los judíos y la persecución a los comunistas. De hecho, en la URSS la masonería fue perseguida. Recién en 1989 se reabrió la Gran Logía de Hungría, ya que estuvo prohibida por el Partido Comunista.
5) Marx no era judío: Es irrelevante si Marx fue judío o no, pero esto a los conspiranoicos y/o neonazis parece preocuparles mucho. Marx era ateo, de ascendencia judía, aunque esto también es cuestionable, ya que su padre, antes de que naciera Marx, se hizo evangelista para trabajar en la administración de justicia en 1824 (que prohibía a los judíos trabajar allí) e hizo bautizarse a él y a sus hijos (entre ellos Marx). La ascendencia es completamente irrelevante, de hecho hasta yo tengo “sangre judía” desde cierta ascendencia -seguro “soy parte de la conspiración sionista” por esto ¿no?. Marx no tenía contactos especiales con la comunidad judía (a pesar de haber escrito un estudio “Sobre la cuestión judía”) ni menos con la religión

(1) Por ejemplo:
Bautista de Salle (1651-1719).
Capítulo XI. De la espalda, de los hombros y del codo (4)
“(…) Es un defecto cruzar los brazos sobre el pecho, entrelazarlos detrás de la espalda, dejarlos pender con indolencia, balancearlos al caminar, so pretexto de alivio; el uso quiere que si uno se pasea sin un bastón en la mano, el brazo que está sin apoyo esté posado ligeramente junto al cuerpo, y que reciba un movimiento casi imperceptible, sin por ello dejarlo caer de lado; si no se tiene bastón, ni manguito (5), ni guantes, es bastante común posar el brazo derecho sobre el pecho o sobre el estómago, poniendo la mano en la abertura de la chaqueta, en ese lugar, y dejar caer la izquierda doblando el codo, para facilitar la posición de la mano, bajo el faldón de la chaqueta. En general, hay que mantener los brazos en una situación que sea honesta y decente. (…)”

250px-marx7

La extraña secta detrás de muchos restaurantes veganos

hqdefault                 
Agradezco la ayuda de Juan Drewjn , Flor G., y Eduardo S.

Varios amigos míos veganos venían notando algo peculiarmente extraño en un restaurante vegano de Buenos Aires llamado Konu. Además de su cuestionable higiene, el local poseía una televisión que repetía perpetuamente un extraño programa –que luego identificaríamos como Supreme Master TV . El programa estaba dedicado a una asiática extravagante a la que se presentaba como a una iluminada gurú. Nuestras sospechas de que el local se vinculaba con una secta se confirmaron al investigar y descubrir que tal personaje se hacía llamar Maestra Ching Hai, y que ésta poseía una secta con base en Taiwán (o Formosa, ya que Ching recomienda llamar Formosa a Taiwán[1]) pero con sucursales en todo el mundo. Dicha secta se hace llamar Asociación Internacional Suprema Maestra Ching Hai, es bastante desconocida por el público en general (por lo menos en Argentina) y no posee mucha información en la web. Sin embargo Ching Hai pareciera ser una persona muy influyente, ya que incluso, al parecer, brindó una conferencia para las Naciones Unidas, el 26 de junio de 1992.
Esta es una leve biografía de Ching Hai extraída de un material oficial de la secta:

“La Maestra Ching Hai nació en una familia acomodada de Au Lac (Vietnam), hija de un famoso naturópata. Ella creció como católica y aprendió las bases del budismo de Su abuela. Desde niña, mostró un gran interés precoz por las enseñanzas filosóficas y religiosas, así como una actitud compasiva poco común hacia todos los seres vivientes. A través de muchos años, pruebas, sufrimientos y tribulaciones, la Maestra Ching Hai finalmente encontró el Método Quan Yin y la Transmisión Divina en los Himalayas. Después de un período de práctica diligente, durante su retiro en los Himalayas, Ella alcanzó la iluminación completa. En los años posteriores a su iluminación, la Maestra Ching Hai, vivió la vida humilde de una monja budista. De naturaleza tímida, Ella mantuvo el Tesoro guardado, hasta que la gente descubrió Su enseñanza y Su iniciación. Fue debido al pedido insistente de sus primeros discípulos de Formosa (Taiwán) y Estados Unidos, que la Maestra Ching Hai empezó a dar conferencias alrededor del mundo y ha iniciado muchas decenas de miles de sinceros aspirantes espirituales.”
Libro “La llave para la iluminación inmediata” negritas mías.

Estas sectas tienen como característica el no cuestionable hecho de abrir locales veganos en todo el mundo, aunque estos sean conocidos por su -si cuestionable- precarización laboral.

1

(No fue muy difícil confirmar que Konu estaba involucrado en esta secta)

Según “La llave para la iluminación inmediata de La Maestra Suprema Ching Hai”, un libro que puede conseguirse en PDF en la web, los locales que están “operados por sus iniciados”, son tantos que puestos en lista de doble columna completan 14 páginas del libro (y en el encontramos locales en todos los países, desde Taiwán hasta Alemania, Estados Unidos, Canadá, etc.). Y eso que en dicha publicación faltan locales, ya que no figura el de Paraguay,  ni los de Argentina; que además de Konu tienen otro mercado llamado Noble y Natural, también vinculado (en esta imagen pueden ver como en el cartel externo figura un sitio web de la secta).

Sin título-2
Escribir una leyenda

(Link para que lo vean ustedes mismos)

La costumbre de abrir locales veganos tiene que ver con qué Ching Hai promueve el veganismo, aunque lastimosamente no siempre basándose en argumentos racionales[2]. En el artículo titulado Suma Ching Hai y los restaurantes vegetarianosEducasectas nos brinda uno de los pocos materiales en la web en español sobre éste tema. En inglés, tenemos éste artículo de Skepticvegan.

El carácter sectario de esta organización es demasiado evidente (expertos en el tema como Miguel Perlado y Margaret Singer no dudan en que esta organización es una secta). Tenemos a la “iluminada” gurú de conocimientos revelados, que “tiene contacto directo con Dios” (como lo afirma acá), a la que los súbditos tienen que seguir por autoridad y a la que no se puede cuestionar (y esto lo veremos más adelante), etc. El dogmatismo y los delirios de grandeza de Ching Hai son notables. Sino, vean lo que responde aquí:

“P: ¿Por qué yo debería ser vegano?
M: Yo soy vegana porque el Dios dentro de mí así lo quiere. ¿Entiende?”
(También, del libro citado antes)

Y como buena gurú de secta, los adeptos que la rodean rebozan de un fanatismo grotesco.  Basta ver el Facebook del dueño de Konu para advertir éste exagerado fanatismo.

jmikj

Aquí hay más fanatismo absurdo (esto se encuentra en el libro citado):

“Para algunos, la Maestra Ching Hai es su Madre, para otros es su Padre y para otros es la Amada. Al menos, es la es la mejor Amiga que usted puede tener en este mundo. Está aquí para dar, no para tomar. No recibe pago de ningún tipo por Sus enseñanzas, Su ayuda o Su iniciación. Lo único que Ella tomará de usted es su sufrimiento, su aflicción y su dolor. ¡Pero sólo si usted quiere!”

Dudo mucho que no reciba ningún pago.

En 2010 Ching Hai fue arrestada en una villa de lujo en Italia en un operativo policial que incluyó el uso de un helicóptero y 20 carabineros.  Se encontró 40 mil euros y autos de lujo, también animales como 8 guacamayos importados ilegalmente, y se detuvo a personas por trabajo clandestino. Se la estaba investigando por poseer centros de meditación y muchos seguidores sectarios por el mundo.

Lo adeptos de esta secta donaron en 1996, por pedido de Ching Hai, 880.000 dólares a los fondos de defensa jurídica  de Bill Clinton. Los administradores del fondo jurídico de Clinton devolvieron la contribución por temer que haya sido colectada mediante medios coercitivos.

Algunas declaraciones

Algunos usuarios intentaron desenmascarar a Ching Hai subiendo a Youtube videos en los que ella dice cosas controversiales, sin embargo se borraron muchísimos videos de Youtube por copyright (parece que Ching Hai no le gusta que usen sus vídeos). Acá sin embargo podemos ver algunas cosas que dice:

Admitiendo que usa nombres falsos y que no tiene pasaporte.

Diciendo que si alguien se hace respiracionista y muere no es culpa del respiracionismo es que simplemente esa persona tenía que morir.

Prediciendo el fin del mundo

Diciendo que los que predicen el futuro son idiotas

Pidiendo que no se le critique

Diciendo que tener pocos recursos es mejor y aumenta el CI por el hecho de tener que ingeniarse para conseguir alimento barato.

Diciendo que siempre está en lo correcto

Diciendo que había seres como nosotros en venus y que ahora ya no es más así: minuto 4:50

(Venus posee ácido en su atmosfera  y una temperatura que ronda los 400°).

También promueve a una respiracionista Jasmuheen, la cual causó 4 muertes. Difunde delirios de Astronautas Ancestrales , etc. Y eso que una de sus enseñanzas consiste en “no decir lo que no es cierto”.

Veganismo a como dé lugar

Al investigar sobre este caso y consultar en grupos de veganos me encontré con una curiosa reacción. Al parecer, a muchísimos veganos le molestaba que se cuestione el carácter sectario y delirante de estos grupos y sus restaurantes, ya que, al difundir el veganismo da igual cualquier medio. Esto me parece lamentable. Según este pensamiento, no importa que el veganismo se difunda a través de mentiras, e incluso, a través de grupos coercitivos como lo son las sectas, para ellos, cualquier medio es válido con tal de difundir el veganismo. Esto pareciera significar que su postura no es digna de ser sostenida mediante la verdad, la honestidad y la razón, sino únicamente mediante el engaño y el dogma. Si los veganos realmente creen que su postura es racionalmente sostenible, deberían descartar el intento deshonesto de imponerse mediante coerción o mediante mitos, y preocuparse por difundir racionalmente su postura. Defender una secta solo porque coincide parcialmente con una creencia nuestra es un completo acto de bajeza moral e intelectual.

[1]Como creadora de diseños artísticos así como también maestra espiritual, la Maestra Suprema Ching Hai ama todas las expresiones de la belleza interior. Es por esta razón que Ella se refiere a Vietnam como “Au Lac” y a Taiwán como “Formosa”. Au Lac es el nombre antiguo de Vietnam y significa “felicidad”. Y el nombre Formosa, que significa “hermosa”, refleja más completamente la belleza de la isla y su gente.” Libro “La llave para la iluminación inmediata”.

[2] “Y si nos adentramos en una investigación más profunda, sabremos que nuestro cuerpo no fue diseñado para el consumo de carne. Nuestro sistema, nuestro estómago, nuestros intestinos y nuestros dientes, todos fueron científicamente diseñados únicamente para una dieta vegana.” Ching Hai. Aquí sobre el mito del humano herbívoro.

Alejandro Borgo y el ideológico escepticismo selectivo.

borgo

Artículo escrito junto a Mauro Lirussi

Alejandro Borgo es un periodista argentino relativamente famoso en el campo del escepticismo. Muchas de sus contribuciones al movimiento escéptico pueden considerarse realmente interesantes y valiosas, con el grave problema de que su escepticismo solo es parcial y selectivo, y su arrogancia y deshonestidad demasiado abrumadora. Esto se debe, principalmente, a que lo traiciona su ideología. Borgo es lo que se conoce como “liberal-libertario”, o más específicamente, anarco-capitalista, y actúa en consecuencia siempre poniendo su ideología por delante, incluso del consenso científico. Todo esto de forma completamente hipócrita ya que en sus libros predica hacer todo lo contrario, el “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago” nunca más explícito.
Como se sabe, hay un fuerte lobby de asociaciones libertarias para sostener el pseudocientífico negacionismo del cambio climático antropogénico (cca, abreviado), como podrán claramente ver aquí:

http://circuloesceptico.com.ar/2014/02/libertarios-desinformacion-climatica

Borgo, como buen borrego de su ideología, se adhirió fanáticamente al think-tank libertario del negacionismo del cca. Sobre que el calentamiento global es antropogénico, se puede decir que no les queda dudas a la comunidad científica, ya que el consenso, derivado de cientos y posiblemente miles de estudios y revisiones sistemáticas es muy claro. Básicamente tanto científicos como escépticos están completamente de acuerdo en que el mal llamado “escepticismo del cca” no es escepticismo sino negacionismo completamente bruto. En este extenso, consistente y recomendable artículo explican en que consiste esta peligrosa pseudociencia:

https://www.escepticos.es/node/1785

Un paper donde se estudian más de 20 años de evidencias sobre el cca y sus derivados problemas de salud:

http://acmg.seas.harvard.edu/publications/aqast/articles/patz2014.pdf

En la sección siguiente podrán ver cientos de fuentes y papers para instruirse en  por qué el cambio climático antropogénico es un hecho científico. Papers y fuentes que el supuesto “escéptico” de Alejandro Borgo tuvo la conveniencia de ignorar.
Borgo toma su claro negacionismo como un falso escepticismo, y falso porque sobre este tema básicamente no hay verdadero debate o controversia, hay un claro consenso como lo hay de que el virus del VIH causa el SIDA o de que las vacunas son seguras. Así como hay unos marginales negacionistas de esto, incluso con títulos, también los hay del cambio climático antropogénico, y con igual de nula evidencia. Borgo al parecer no es “escéptico” de las vacunas, pero extrañamente si del cca. Y pongo escéptico correctamente entre comillas, porque organizaciones escépticas como el Comité para la Investigación Escéptica (CSI) participó de un manifiesto firmado por cientos de científicos y divulgadores pidiendo que no se llame escépticos a los negacionistas, que es como llamar ateo al Papa o científico a Jodorowsky.

http://www.csicop.org/news/show/deniers_are_not_skeptics

Es clarísimo, como veremos luego, que el negacionismo de Borgo es pura y vergonzosamente político y para nada racional o científico. Lo curioso es que, en su disonancia, atribuye lo ideológico a los que nos guiamos por la buena ciencia. Incluso en su libro “¿Por qué a mí?” se toma el completo atrevimiento de compararnos a los verdaderos cientificistas con los religiosos, y el tipo se dice “basar en la ciencia” (se ve que cuando esta entra en conflicto con su delirante ideología hace excepciones):

“Cambio climático. El calentamiento global está incorporado como tema de conversación de sobremesa. Como todo el mundo sabe, el hombre está destruyendo el planeta. Ponelo en duda y te darás cuenta de que ha surgido una nueva y tenaz religión” Pag.43

Claro, como si el negacionismo anticientífico no fuera cuasi-religioso. Borgo va más lejos e intenta hacerse el gracioso con esta imagen:

13162160_10208324673451864_1562805897_n

Del cuestionamiento al bloqueo (por Mauro Lirussi).

Está claro que en Facebook uno puede decir cualquier cosa. Sin embargo no es excusa para decir cualquier tontería, o comportarse como un necio. Y menos si somos Alejandro Borgo, nuestro Facebook es público y, dada la pobreza general del medio local, nos consideran un referente del escepticismo, capaz de pasearse por los medios, escribir libros y dar charlas. Ese es el único sentido que tiene esta sección de la nota -si tiene alguno- y ciertamente no existiría si  el protagonista hubiese sido alguien oscuro e ignoto, como sus autores.

Todo comienza con una publicación en Facebook que Borgo titula, con no disimulada alegría:

“ ¡¡¡Tiemblen econazis!!! ¿No era que había calentamiento global antropogénico y baja de la vegetación? Ya veo que tildan al diario de responder a los intereses de las petroleras.”

La nota en cuestión trata sobre el estudio “Greening of theEarth and its drivers“, publicado en Nature Climate Change, año 2016:

http://www.nature.com/nclimate/journal/vaop/ncurrent/full/nclimate3004.html

He aquí la nota periodística:

http://elpais.com/elpais/2016/04/25/ciencia/1461594503_011618.html?id_externo_rsoc=FB_CC

Aquí comienzan las extravagancias, porque según la nota, el estudio no niega que el calentamiento global sea antropogénico, y tampoco las citas de sus autores:
<<”Con este estudio, hemos podido atribuir el enverdecimiento (sic) del planeta al aumento de los niveles de CO2 atmosféricos provocado por el consumo de combustibles fósiles. Al haber más dióxido de carbono, las plantas han podido generar más hojas capturándolo de la atmósfera durante la fotosíntesis. Gracias a ello, el incremento de la concentración de este gas de efecto invernadero se ha visto frenado”, explica el científico del CREAF Josep Pañuelas.>>

O que ese aumento de vegetación sea favorable, o pueda sostenerse en el tiempo:
<<”El efecto del dióxido de carbono cada vez es menor a medida que las plantas van aclimatándose a este aumento”, asegura el experto…>>
Es decir, la nota no permite decir nada contra el calentamiento global antropógenico, algo que a Borgo se le pasó por alto en su entusiasmo.

Esto se mencionó más de una vez, sin que el mentado responda nada.

En otra nota, sobre el mismo estudio, los involucrados sostienen que el aumento de vegetación puede no ser bueno, ni sostenerse a largo plazo, ni compensa por otras consecuencias del calentamiento global:

http://www.bbc.com/news/science-environment-36130346

Independientemente de esto, Borgo explica:
Alejandro Borgo: “Las pruebas extraordinarias recaen en quienes afirman que el calentamiento global es causa de la actividad del hombre. Para mí, y otros colegas, esto no se ha demostrado.”

A medida que se sucedían los comentarios de escépticos (verdaderos escépticos –y probablemente escoceses), se amontonaban los estudios, gráficos y notas, mientras Borgo ejercía el superpoder del interés selectivo. Sólo respondía a la parte menos relevante y argumentativa del comentario, y aparentemente no revisaba ningún enlace –aunque sean papers-, se limitaba a dudar del calentamiento antropogénico, sin tratar de salir nunca de esa duda.

He aquí la lista de enlaces pegados por los escépticos en esta escaramuza:

http://www.nature.com/nature/journal/v453/n7193/abs/nature06937.html

http://science.sciencemag.org/content/306/5702/1686

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:2000_Year_Temperature_Comparison.png

http://circuloesceptico.com.ar/2014/02/ciencia-basica-cambio-climatico-calentamiento-global

http://rationalwiki.org/wiki/Global_warming

http://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/8/2/024024;jsessionid=F6595D32D7EA4AC7C2B00423A1CAAB8E.ip-10-40-2-73

https://www3.epa.gov/climatechange/images/science/GHGConc2000-large.jpg

http://circuloesceptico.com.ar/2014/02/libertarios-desinformacion-calentamiento-global

https://skepticalscience.com/co2-temperature-correlation.htm

http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?feature=4769

https://www.skepticalscience.com/co2-limits-economy.htm

https://elgatoylacaja.com.ar/calor-humano/

https://es.wikipedia.org/wiki/Climagate

http://magonia.com/2014/12/12/los-negacionistas-del-cambio-climatico-no-son-escepticos/

Por la otra parte aparecían enlaces de ideología libertaria –MisesHispano para ser precisos-, videos de Youtube, blogs, y varias notas de páginas que no son de divulgación, algunas sin fuentes o tratando sobre viejos temas como el Climagate.

Tal vez lo más sorprendente sea su opinión sobre el consenso científico, que demuestra una ignorancia de la ciencia que debería ser incompatible con el mote de “escéptico”, y mucho más con alguien que representa al CFI en el deprimido medio local.

Veamos que nos enseña Borgo:

Alejandro Borgo: “…donde hay consenso cientìfico no hay ciencia. Son dos cosas diferentes. La comunidad cientìfica no le creyó a Alfred Wegener su teoría de la deriva continental, la cual terminó por ser verificada. El tipo murió sin que el “consenso cientìfico” le diera la razón…”

Uno de los pocos enlaces que presenta Borgo es una nota de Francisco Bosch en la Revista Pensar (aunque no muy bien) con la misma idea, cuya formulación violenta y lapidaria se le debe a Michael Crichton:

 ”No existe algo así como ciencia consensuada. Si es consenso, no es ciencia. Si es ciencia, no es consenso. Punto.”

Y Bosch la desarrolla:

Los consensos y las mayorías no son mecanismos de validación de veracidad alguna. Para la ciencia, el consenso no tiene importancia: un solo investigador podría ser el que está en lo cierto y ello no causaría ningún problema al conocimiento científico. Tal como dice Crichton en la misma conferencia: “Los grandes científicos de la historia son grandes, precisamente, porque rompieron el consenso”.”

http://www.pensar.org/2007-04-bosch.html#author

Es realmente notable.
Como dato importante, la revista Pensar la dirige (o dirigió) el mismo Borgo, y bajo el (supuesto) apoyo del Center For Inquiry. Incluso Borgo es representante nacional del CFI (hasta su correo tiene un dominio del CFI).  Cuando la postura del CFI claramente no es negacionista[1].

Ciertamente “consenso” no es lo mismo que “consenso científico”. Al último se llega a través de publicaciones, revisión de pares, y replicación de experimentos; para el primero puede bastar una votación entre vecinos.

https://es.wikipedia.org/wiki/Consenso_cient%C3%ADfico

Es obvio que el consenso científico no sirve para saber si una proposición es verdadera o falsa o corroborar hipótesis: el consenso científico es lo que viene después de eso; es una de las formas de comunicar el estado de las investigaciones a la sociedad. Y sostener que “donde hay consenso no hay ciencia” es simplemente una ridiculez: existen varias teorías con amplio consenso científico y sin embargo su cientificidad no se resiente mágicamente por eso, como la teoría evolutiva.

Por otro lado, el escéptico cientificista puede invocar el consenso científico o estudios en materias que no necesariamente maneja. No confiar en el consenso científico supondría que cada escéptico debe manejar todas las ciencias y disciplinas sobre las que habla, revisar todos los estudios y, llegado el caso, replicar todos los experimentos. Y esto es ciertamente un problema para quienes no tenemos telescopios espaciales o un acelerador de partículas en el patio.

Para defender su idea sobre el consenso científico, Borgo recurre a la falacia casuística:

Alejandro Borgo:Decime qué consenso científico tenía Wegener, que fue negado por la comunidad científica mundial. Resulta que su teoría era cierta. Por eso sostengo que el “consenso” puede obstaculizar el progreso. Pero si tenés fe en el consenso, bueno… no te cuestiono nada.”

Es la pretensión de que el caso particular de Wegener y la deriva continental, sirve para criticar el consenso científico.

Encierra otra falacia más, variante de la falacia de asociación, conocida como Capa de Galileo: nadie le dio la razón a Galileo –o Wegener- y tenía razón. Por lo tanto, eso puede estar ocurriendo ahora…

Y la falacia de excepción:

Alejandro Borgo: “No lo generalizo a cualquier imbécil que presente teorías descabelladas y se victimice. Simplemente me referí a un hecho concreto, el de Wegener, ninguneado por la comunidad científica. Eso fue real. Y me quedo ahí.”
Sólo se debe atender al caso de Wegener, y no a los muchos otros casos en donde el consenso científico resultó correcto. (La clasificación de las falacias es a veces dudosa: otros podrían ver en esto una falsa analogía establecida entre “Wegener-Científicos de 1925-1940” y “Negacionistas orates-Ciencia actual”).

Otras falacias más, que incluyen algunos errores:
Alejandro Borgo: “Por otro lado, hay una cuestión económica: Estados Unidos es el país que más contamina. Pero es el que produce más eficientemente por unidad producida. Le sacan la producción a EEUU y termina produciendo un país que no está en condiciones de producir tan eficientemente. ¿Quién se perjudica? La población mundial!!!!!!!!!!!!! No lo ven? En el fondo es un tema más económico que climatológico.”

Esto es un claro ad consequentiam. Las consecuencias de la adopción de acuerdos sobre cambio climático no nos dicen si el calentamiento global es antropogénico o no, ni nos dan la pauta de qué idea debemos creer o defender. Para colmo EEUU no es el país que más contamina, ni siquiera es el segundo más contaminante, el país que más contamina es China, y en segundo lugar India[2].

Y así, sin revisar estudios, con varias falacias en su prontuario, e ignorando varios comentarios, Borgo cierra el debate:

Alejandro Borgo: “Doy por teminado esto: no hay pruebas suficientes de que el calentamiento global sea antropogénico. Por lo tanto, lo pongo en duda. Carpe Diem!!!!!!!!!!!!”

Alejandro Borgo: “Bien, por mi parte doy por terminado el tema. No me puedo contradecir con una entrada que puse en mi blog. Facebook no sirve para debatir…

Alejandro Borgo: “estos pibes no saben nada y se creen que saben, o sea, son ignorantes y hacen alarde de su ignorancia. Que digan lo que quieran… el callejón tiene un letrero que dice: “Hasta acá llegamos””.

Con esas actitudes, ningún lugar sirve para debatir.

Como los debates a menudo no pueden terminar así, unilateralmente y con la afirmación de la idea refutada varias veces, los comentarios siguieron, por lo que Borgo optó por bloquear a quienes no estaban de acuerdo con él, argumentando que no soportaban que él no estuviera de acuerdo con ellos:

Alejandro Borgo: “Hay varios que ya no pueden opinar en mi muro, mucho menos cuando han insultado y siguen insistiendo tratando de imbécil y magufo a quien no piensa como ellos… Ahora van a salir las voces de la horda democrática a decir que es “censura”… Pero no, es mi decisión de que dejen de embarrar la cancha.”

Quiénes no piensan como ellos” es aquí “quienes  piensan mal”, dejándose guiar por su ideología, sus prejuicios; rechazando revisar toda evidencia, entorpeciendo y negando el debate para terminar luego expulsando gente y, además, esgrimen justificaciones infamantes para mitigar su pobre desempeño.

He aquí el debate:

https://www.facebook.com/alejandro.borgo.5/posts/1220898344586993?comment_id=1228487707161390&reply_comment_id=1228495973827230&notif_t=feed_comment_reply&notif_id=1462723864997866

Una versión de texto en pdf:

https://www.dropbox.com/s/p8gcsqx14qu4ovq/Alejandro%20Borgo.pdf?dl=0

Y otra versión en pdf, con capturas de pantallas:

https://www.dropbox.com/s/zfypiy244x1wrde/Borgo%20en%20Im%C3%A1genes.pdf?dl=0

La autoría de esta sección es casi simbólica: está confeccionada en base a los comentarios de escépticos en esa publicación, y es apenas un resumen con algún orden y ciertos añadidos retóricos.

13140991_1029449503808344_1066300060_n
(Sesgamon: una graciosa imagen que pegó un escéptico en el debate en referencia a Borgo)


Demasiadas preguntas, todas con respuestas

En el primer Congreso Latinoamericano de Filosofía Científica en honor a Mario Bunge, Borgo participó con una charla. En dicha charla, básicamente no aportó nada relevante, y se dedicó a hacer un montón de preguntas, muchas bastante estúpidas. He aquí la charla:

https://ar.ivoox.com/es/charla-alejandro-borgo-audios-mp3_rf_8944849_1.html

Algunas acotaciones.

Minuto 13:25 y 14:25 Borgo pregunta cómo se forma un precio o cuánto valen las cosas.
Primero que nada hay que aclarar la diferencia entre Precio y Valor
El precio es el valor que se le da a un bien (o servicio), en el mercado y el Valor es el beneficio que podemos obtener los actores por dicho bien (o servicio).

Si hablamos del valor de las cosas podemos comprender que existen 2 categorías. Las del valor subjetivo y las del valor objetivo.

En la categoría del valor subjetivo se encuentra la teoría más sustentada en evidencia y la cual tiene el consenso científico más grande. Es la teoría de la utilidad marginal. Generada Friedrich von Wieser. Es una teoría de la escuela neoclásica. Sostiene que las cosas tienen valor subjetivo y este valor depende del que nosotros asignemos. La paradoja del diamante y el agua formulada por Adam Smith pudo ser resuelta gracias a esta teoría, ya que se planteaba que un diamante vale más pero no por qué sea más útil que el agua sino porque nosotros le asignamos un valor subjetivo.
Un estudio que muestra se presenta en el cerebro la satisfacción de diferentes formas avalando la teoría de la utilidad marginal (Stauffer, W. R., Lak, A., &Schultz, W. (2014). Dopaminerewardprediction error responses reflect marginal utility. CurrentBiology : CB, 24(21), 2491–500. http://doi.org/10.1016/j.cub.2014.08.064)

Dentro de las teorías del valor objetivo se encuentra la teoría valor-trabajo que plantea Marx, esta teoría ampliamente refutada solo podría ser seguida por algún fanático como cualquier teoría de valor objetivo. Ningún bien podría valer algo objetivamente, ya que nosotros somos los que nos encargamos de asignarles una utilidad y podemos discrepar entre las personas dependiendo de nuestras necesidades/gustos. Lo que se puede es comparar un bien de forma objetiva con otro bien, en base a algún punto, por ejemplo diríamos que el diamante vale menos que el agua si hablamos de bienes necesarios para sobrevivir, pero nunca podríamos decir que el diamante vale más intrinsecamente. La teoría valor-trabajo propone básicamente que las cosas valen más o menos dependiendo del tiempo de trabajo empleado.

Entendiendo esto, se puede contestar tranquilamente la pregunta de Borgo. Si, existe hoy en día un consenso acerca del valor de las cosas y es el de la teoría de la utilidad marginal. Y se tienen en cuenta los factores que el describe en la charla y esto no es nada nuevo, la teoría proviene de 1884, por lo que los que siguen pensando en las teorías del valor objetivo (teoría del valor trabajo de Marx) caen en la pseudociencia. Por otro lado el precio que se le asignan a las cosas en el mercado tiene en cuenta el trabajo, la materia prima, transporte, etc. Pero al final de todo nosotros somos los que asignamos el valor a las cosas.

15:25 Pregunta si debe haber salario mínimo. Respecto al salario mínimo al revisar más evidencia sobre el tema es bastante discutido, por lo que hay muchos estudios con diferentes resultados:https://en.wikipedia.org/wiki/Minimum_wage
Lo importante pienso es que hay que remarcar el hecho de que debemos intentar evitar el sufrimiento, por ejemplo de las personas que necesitan más dinero y no lo tienen.
La respuesta del salario mínimo depende del caso y la evidencia correspondiente a dicha situación.

15:50 Una economía regulada sería mejor puesto a la evidencia que nos demuestra que el mercado no se regula solo (crisis de sobreproducción y otras a lo largo de la historia por ejemplo, vease caso pánico 1873 y crisis 1929).
Economía regulada sería con intervención estatal, y economía no regulada o libre sería sin intervención estatal. (hay que tomar en cuenta que al hablar de una intervención no se habla exactamente de la máxima posible o la mínima posible, simplemente que la intervención puede ser beneficiosa es muchos casos, ahora para decidir la intensidad de esa intervención hay que hacer un análisis más profundo.)

16 Pregunta que es la escasez. Existencia limitada e insuficiente de algo, especialmente si se considera necesario. http://lema.rae.es/drae/srv/search?id=leP7iltCGDXX2L9LMQ0U
Pregunta también que produce la pobreza, esta tiene varias causas muy estudiadas.

16:25 Pregunta si uno se enriquece cuando vende o cuando compra, y como bien señalan más tarde, hay una falsa dicotomía ya que las personas pueden enriquecerse tanto cuando venden o cuando compran, y hay situaciones en las cuales las 2 personas se enriquecen pero en diferentes bienes (cambio de oro por diamante).

16:35 Pregunta si la pobreza es un problema de la mala distribución de riqueza. Por un lado si, es una de las tantas causas.

17:25 Si, el liberalismo se aplicó en el pasado desde más o menos la primera revolución industrial, tuvo bastantes problemas y no tantos por el lado económico sino social.

Para colmo, Borgo realiza charlas-cursos[3] donde cobra 500 pesos la inscripción. Dichas charlas son sobre cómo identificar charlatanes. Me imaginó que una vez finalizado el curso, Borgo comprueba la eficacia de su taller viendo cuantos se dieron cuenta de que él mismo era parcialmente un charlatán, por lo menos cuando se trata de hablar sobre temas que entran en conflicto con su pseudocientífica ideología. Y si es que alguien pagó esa suma, espero que no haya sido para escucharlo hacer trece millones de preguntas, todas con respuestas.
Veremos que le depara a la futura escena del escepticismo argentino, con esperanza de que sus exponentes no caigan en patéticas posturas pseudocientíficas camufladas de escépticas.

borgo

[1]http://www.centerforinquiry.net/advocacy/global_climate_change_triggered_by_global_warming/

[2]http://www.infobae.com/2014/11/28/1611872-cuales-son-los-paises-que-mas-contaminan

[3]https://www.facebook.com/events/237574319925651/

Los abusos de la palabra “energía”

                                        
Una de las palabras de las que más se abusan tanto los charlatanes de todo tipo, como las personas comunes que intentan justificar creencias endebles es sin duda la palabra “energía”. Esta palabra también en el lenguaje de uso cotidiano carece por lo general de justificación y precisión, lo que hace que raras veces se la utilice como corresponde. De tantos usos injustificados, este término de apariencia “técnica” terminó por ser de un significado completamente vago y aparentemente aplicable a todo. La definición de energía utilizada tanto en las pseudociencias como popularmente, no tiene absolutamente nada que ver con lo que la ciencia y la semántica  entienden por energía(s), sino más bien, es por lo general absolutamente arbitraria, ambigua e imprecisa, y tiene como fin una impostura explicativa. Ante cualquier supuesto hecho paranormal/sobrenatural, sacan a relucir está práctica palabra como parte de una supuesta explicación, con el problema de que no está nada claro a que se refieren con tal, ni si tal palabra representa algo verdaderamente real, y no un simple fruto de la creencia irracional.  En algunos casos, ésta se utiliza para explicar o representar hechos cuya explicación realista no tiene relación con energías de ningún tipo, y en otros casos, tal palabra sirve para “explicar” hechos que directamente no tienen más base que la excitada imaginación de sus creyentes. El fin de éste artículo es analizar los abusos vagos e injustificados de la palabra, y como bonus, tratar algunos temas relacionados con tal, que específicamente son: el reiki y la energía orgónica.

A veces, se refiere popularmente con “energía” a sensaciones o impresiones, por ejemplo: “Esa persona tiene una mala/negativa/baja energía”. Esto puede significar que aquella persona no le cae bien, por ejemplo, por no compartir sus creencias. Pero, al no poder comprender el hecho de que una persona no sea de su agrado, atribuyen el fenómeno a “energías” inexistentes, típico de la cosmovisión animista y primitiva. El agrado o desagrado de una persona tienen bases puramente psicológicas, donde el uso del término energía no contribuye en nada a una explicación realista del agrado o desagrado personal. Las personas no poseen ni misteriosas “energías”, ni “vibraciones de onda”, ni nada parecido que pueda influir en como la perciben los demás. Lo que sí, las personas poseen estados de ánimo, ideas y comportamientos que sí influyen en como los demás la perciben. Cuando un supersticioso se encuentra frente a una persona pesimista y depresiva, suele culpar a su “energía” o “vibraciones”, y juzgar arbitrariamente a esa persona en virtud de estas, e incluso suelen excluirlas y rechazarlas inmoralmente, en lugar de intentar ayudarlas –por ejemplo preguntándoles cordialmente cómo están y por qué. El estado de esa persona y nuestra reacción ante ellas poseen bases psicológicas, donde no hay “energías” místicas que influyan en relaciones humanas.

Otro ejemplo de abuso de la palabra energía es su confusión con el optimismo o pesimismo. Por ejemplo: “Necesito tener una energía positiva para poder atravesar este momento”. Aquí se puede interpretar “energía positiva” como actitud optimista. Aunque no tenga nada que ver el optimismo con “energías” (más allá de la energía que requiere el cerebro para funcionar). La atribución de “energías” positivas (buenas) y negativas (malas) a todos tipos de personas, pensamientos y posturas, intentando clasificarlos dualistamente  es parte de una visión maniqueísta propia del humano primitivo.

El mal uso de la palabra energía da pie a la invención de miles de energías inexistentes o incomprobables -inconmensurables. Y esto a su vez, da pie a todo un negocio. Por ejemplo el negocio de las rocas que poseen “energías positivas”. Esto es un excelente ejemplo de la atribución de valores positivos/negativos a energías inexistentes, fenómeno digno del pensamiento mágico. Recuerden los “amuletos de buena suerte”, comunes en la Edad Media. Lamentablemente este pensamiento primitivo volvió a la moda y está en auge en nuestra cultura actual, triste y gravemente contaminada de superstición debido al nocivo fuerte impacto del movimiento anti-intelectual conocido como New-age. Por ejemplo, en México donde se encuentran ruinas mayas y aztecas es fácil encontrar comerciantes de rocas que supuestamente se cargan con la “energía” de las pirámides (como si tal cosa existiera). Sin embargo no se registró jamás en la historia una sola prueba concluyente que demuestre que existan “amuletos de la buena suerte” eficaces, rocas con algún tipo especial de energía ni incluso, que las pirámides posean alguna propiedad especial (como afirman los pseudocientíficos piramidólogos). Todo esto es solamente cuestión de creencias que no están para nada basadas ni en la razón ni en las evidencias, sino en un infantil deseo de creer lo que fácilmente se puede comprobar como falso.

Así, el termino energía del modo en que lo usan comúnmente es completamente vago, y sirve tanto como forma de camuflar la ignorancia, como para ejercer la charlatanería con un término aparentemente técnico. De esta forma su significado real pierde totalmente valor. La desvirtuación de esta palabra es propia del movimiento new-age y la pseudociencia clásica. Se dice por ejemplo que los chakras “regulan energía espiritual”, pero esta energía como prácticamente todas las energías del new-age no es más que una ficción inconmensurable y por lo tanto incomprobable. También dicen que “Dios es energía”, lo que refuerza más el hecho de que se refieren con este término a cualquier tipo de ficción.
Sin embargo, no todas los malos usos de la palabra provienen de creencias tan irracionales. Muchos malos usos provienen de importantes intelectuales e incluso de científicos. El astrofísico Gustavo Esteban Romero denuncia en un artículo suyo (Creatio ex nihilo y cosmología: algunas clarificaciones)  que la palabra energía es también mal usada por los propios físicos:
 “Muchos físicos tienden a reificar no sólo conceptos sino también propiedades. El caso más típico es el de la energía. Expresiones como “energía pura” no tienen sentido. La energía es una propiedad de las cosas. No puede haber propiedades sin individuos que las posean. Así, no puede haber sonrisas sin rostros que sonrían, ni digestiones sin estómagos que digieran. Tampoco puede haber energía sin sistemas concretos. La energía es simplemente la capacidad de cambiar que tiene un dado sistema físico. Un error notable es confundir energía con radiación. La radiación está formada por partículas. En el caso de la radiación electromagnética, por fotones. Por citar un lugar común, cuando una partícula se aniquila con su antipartícula, no se “libera energía”, sino que ocurre un cambio en la naturaleza de las partículas, que pueden ser transformadas en fotones, neutrinos, etc. De hecho, la cantidad de energía del sistema se conserva durante la interacción.” (Las negritas son mías).

Esto nos lleva a buscar una definición clara de la palabra:

Mario Bunge en su diccionario de filosofía ofrece una definición bastante clara de energía que resumiré a continuación: <a) PROPIEDAD: La medida en la que una cosa concreta cambia y puede cambiar. (…) La energía es la más universal de las propiedades de las cosas reales (…). Precaución 1: la energía es una propiedad, no una cosa; no existe por si misma sino a la par de la materia (…). b) PREDICADO: la medida más general del cambio real o potencial. Existen diferentes clases de energías: la potencial y la cinética, la mecánica y la térmica, la electromagnética y la nuclear, etc. La energía está representada por predicados en diferentes teorías: por funciones en algunas, por operadores en otras.  Esta es una razón para no confundir los predicados con las propiedades que representan.>

Los abusos de la palabra “energía” son demasiado frecuentes. Lo que podemos hacer en presencia de esta palabra usada de forma vaga o plenamente injustificada, es preguntar a qué tipo de energías se están refiriendo, si a energías electromagnéticas, nucleares, térmicas, etc.  Ante respuestas como “energía espiritual”, “energía pura”, “energía orgnónica”, “energía etérea” o alguna vaguedad similar inexistente y/o vinculada a la pseudociencia, podemos descartar la legitimidad del término. Debemos exigir rigor ante las definiciones de energías que nos intenten dar, muchas veces los promotores de las medicinas alternativas hablan de “energías” sin especificar de ningún modo que son o a que energía se refieren, aquí debemos agudizar nuestro escepticismo y pedir una definición clara, precisa y demostrable de los que nos quieren decir.

A continuación, examinaré dos pseudociencias relacionadas con supuestas energías:

Reiki, el arte de manipular energías inexistentes


teaserbox_52362974
Mikao Usui


   Contrario a lo que comúnmente se piensa, el reiki de milenario no tiene nada. Se trata de una práctica inventada por el monje Mikao Usui en 1922. Como pasa con las prácticas de la MTC (Medicina Tradicional China), parte de sus consumidores confían en su eficacia creyendo que la práctica lleva milenios, y creen, muy erróneamente porque se trata nada más que de una falacia ad antiquitatem, que por esto la práctica es más confiable. Pero no, la MTC como sistema de creencias, al igual que el reiki, data del S XX. La acupuntura como la conocemos (con agujas pequeñas, ya que antes las agujas eran mayores y se utilizaban en una especie de sangría), por ejemplo, es un invento de los años 30 del pediatra chino Cheng Dan’an. Así como los fundamentos teóricos de la acupuntura antigua (no la de pequeñas agujas) datan de la revelación de un supuesto “dios” emperador de las montañas (del que claro, no hay evidencias históricas),  el reiki se le fue “revelado” a Usui en un retiro espiritual en las montañas. Nada de estudios de fisiología, microbiología, medicina, ni nada de eso.
Este consiste en pasar las manos en diferentes direcciones por sobre el cuerpo de alguien tendido sin tocarlo, supuestamente, para manipular sus energías y así conseguir logros “terapéuticos”. Claro está, que no hay ninguna evidencia de que estas energías existan. Según algunos practicantes de reiki, su práctica sirve para lograr mejoras en el cáncer, la bulimia, el dolor de espalda, la presión alta, la diabetes, el estreñimiento, etc. El mismo  Usui no dudó en poner su academia y en cobrar por su práctica, y hoy en día muchos estafadores inconscientes de serlo la llevan a cabo por lo general, cobrando grandes sumas de dinero por sesiones o enseñanzas y alegando que pueden tratar los problemas mencionados y muchos más.
¿Hay evidencias de que el reiki funcione? No exactamente, pero tenemos evidencias de que no funciona. De hecho, sobre el timo de que los practicantes ”pueden sentir la energía de las personas a distancia”, tenemos el estudio de Emily Rose. Esta es una mujer que a la edad de 9 años realizó un experimento en el que demostró que los practicantes no podían sentir estas inexistentes energías. Fue la persona más joven que publicó en una revista científica médica revisada por pares (el Journal of the American Medical Association). El experimento consistió en colocar a varios de estos curanderos detrás de una pantalla y hacer que sus manos salieran por un hueco; la niña colocaba su mano (sin tocar al curandero) sobre de una de sus manos sin que el individuo detrás de la pantalla pudiera ver, y si esta teoría era cierta, el curandero debía saber si la mano de la niña estaba o no debajo de la suya, y si estaba, en cual, ya que debería sentir su “campo biomagnético”, “vital” o “energético”. Claramente el experimento demostró que no sentían en absoluto dicho campo, nunca pudieron demostrar que sabían sobre qué mano la niña colocaba la suya, ni si efectivamente la colocaba. Se debe sentir muy mal que una niña de 9 años refute correctamente una teoría de la cual vivís ¿No?… Ningún experimento posterior refutó los descubrimientos de Emily.
Como tratamiento médico tenemos varios estudios que demuestran su ineficacia. En Effects of reiki in clinical practice: a systematic review of randomised clinical trials[1] M. S. Lee, M. H. Pittler y E. Ernst analizan randomizadamente varios estudios para concluir que no tiene evidencia a su favor para el tratamiento de ninguna patología, salvo como placebo (y como sabemos, el placebo se limita a muy pocos problemas, por lo general hipocondriacos, y no representa una mejora real). Hoy a la comunidad científica no le queda ninguna duda de que el reiki tanto teórica como prácticamente es un completo timo.
 

0000945319
Emily Rosa


La energía orgónica

Los psicoanalistas son gente curiosa. Como si no bastara con que el psicoanálisis fuera en sí mismo una pseudociencia, muchos importantes psicoanalistas fueron aún más lejos y crearon otras pseudociencias, como sí ejercer una les pareciera poco. Tenemos a Velikowsky y su libro “Mundos en colisión” donde confunde hidratos de carbono con dióxido de carbono y en base a esto afirma que los judíos se alimentaron de un pan brotado de un cometa que pasó cerca de la Tierra, entre otros disparates. Y también tenemos al psicoanalista Wilhelm Reich, quién decía ser hijo de un “hombre del espacio”, inventor de la “energía orgónica” (palabra creada a partir de la raíz de “organismo” y “orgasmo”). Esta supuesta energía cósmica omnipotente emanaba de todos los seres vivos y estaba involucrada en los orgasmos. Reich sostenía que tal energía podía ser mesurable y que además era responsable del color del cielo, la gravedad e incluso las revoluciones políticas frustradas. Completamente convencido, intentó probar su existencia construyendo en 1940 el primer “condensador de energía orgónica”, que incluso usó en pacientes con cáncer creyendo que así podía ayudarlos. Totalmente animado por su hipótesis, llegó al punto de invitar a nadie menos que al mismísimo Albert Einstein a discutir sobre su “nueva ciencia”, la orgonomía.
A pesar de sus optimistas intentos de probar la existencia de la energía orgónica, Reich jamás lo logró (como tampoco Freud pudo debidamente probar sus teorías, no mucho menos fantasiosas).  
 Para colmo, su vida fue de mal en peor y terminó falleciendo el 3 de noviembre 1957 en la Penitenciaría Federal de Lewisburg en Pennsylvania, donde fue enviado luego de una acusación penal impuesta por negarse a obedecer una orden contra la venta de equipos médicos fraudulentos.
A pesar de que la orgonomía no posea una sola evidencia a su favor y que además, haya sido creada por un tipo que rozó la completa locura, dicha pseudociencia continúa siendo popular y hasta se venden condensadores de “energía orgónica”, en forma de bonitas artesanías.

pete-orgone-acumultr
Reich en su condensador de energía orgónica

[1] https://dx.doi.org/10.1111%2Fj.1742-1241.2008.01729.x